El valor de la espera

Curso Católico » Reflexiones » El valor de la espera

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia, no la olvides, ni descuides mis palabras (Proverbios 4, 5).

El valor de la espera
Pocas veces ocurre que una conferencia científica se vuelve accesible, sencilla de comprender, y muy útil para la vida diaria de las personas. El caso de la conferencia “El valor de la espera” de Jokin de Irala es una de estas. En esta conferencia este catedrático de medicina nos explica de forma sencilla los puntos claves objetivos que apoyan la doctrina de la Iglesia sobre la sexualidad, explicada por San Juan Pablo II en Amor y Responsabilidad, entre otros documentos de la Santa Iglesia Católica. Sin duda, la mejor forma de vivir una relación de pareja.

¿Sabías que el condón reduce el riesgo de contagio de enfermedades pero está lejos de evitarlo? ¿Sabías que la única forma efectiva de evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual es la monogamia mutua? ¿Sabías que la edad de inicio sexual cada vez es mas pequeña, pero que sólo una pequeña parte de los jóvenes tienen relaciones? ¿Sabías que las chicas se sienten usadas y los chicos vacíos tras varias relaciones fallidas? ¿Sabías que existe una gradación en los tipos de amor, y que no es lo mismo amor y atracción?

Ver el valor de la espera

Te recomendamos que veas la conferencia, pues el hijo sabio acepta la corrección paterna, el arrogante no hace caso a reprimendas (Proverbios 13, 1). Y este hombre, que ha dedicado su vida al estudio de estos temas, sabe de lo que está hablando. Cuando veas a una mujer no te dejes seducir por su hermosura, no te dejes cautivar por sus miradas (Proverbios 6, 25), sino más bien déjate seducir por su corazón. Y por supuesto, lleva un noviazgo casto, que es sin duda lo mejor que puedes hacer, como nos explica a la perfección la conferencia.

Sin duda alguna, la sexualidad es un regalo maravilloso de Dios, que bien empleado permite expresar de forma profunda el amor que se da en la entrega total entre el hombre y la mujer, y se abre a otro regalo maravilloso de Dios que es la vida. El matrimonio Cristiano es un Sacramento maravilloso que culmina el tiempo de discernimiento que supone el noviazgo, y en el que Dios une a dos personas en el amor, la fidelidad, y la fecundidad. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre (Marcos 10, 9), pues… ¡Ese es el camino de la Vida que Dios te muestra por amor!

Invitación
¿Quieres saber más? Date una vuelta por nuestro curso y descubrirás cosas realmente interesantes. Por cierto, comentarte que este artículo puede llegar a muchas más personas si lo compartes con tus amigos y familiares a través de Facebook, Twitter, Google+, Whatsapp, de tu página web o blog, o de cualquier otra forma. No lo dudes... ¡Difunde el amor de Dios para que otros se alegren contigo!

« Anterior