Soy Católico a mi manera

Curso Católico » Reflexiones » Soy Católico a mi manera

La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo lo tenían ellos en común (Hechos 4, 32).

Soy Católico a mi manera
Soy Católico, pero a mi manera. Creo en Dios, pero no en la Iglesia. Creo en Dios, no en los curas. Yo sólo me basto para estar con Dios. Yo soy Católico, pero voy por libre. Yo creo en Dios, pero la Iglesia no me interesa. ¿Lo has pensado bien a la luz de Dios y de su palabra? Es muy posible que estés equivocado por un motivo muy simple: Quien decide quien es Cristiano y que es el Cristianismo no eres tu, sino Dios. Y Dios en su momento ya decidió como quería que fuera, y a quien quería encargarle esa tarea. Por eso le dijo a Pedro: Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella (Mateo 16, 18). Y a partir de ahí, y con la ayuda del Espíritu, se ha escrito toda la historia de la Iglesia hasta la actualidad. Historia que ha permitido que tu hoy puedas ser Cristiano.

¿Reniegas, pues, de tu madre la Iglesia, gracias a la cual has conocido a Dios? Yo recuerdo siempre tanto el rostro de la religiosa que me ha enseñado el catecismo y siempre me viene a la mente […] o el rostro del párroco, un sacerdote o una religiosa, un catequista, que nos ha transmitido el contenido de la fe y nos ha hecho crecer como cristianos. Pues bien, ésta es la Iglesia: es una gran familia, en la que se nos recibe y se aprende a vivir como creyentes y discípulos del Señor Jesús (Papa Francisco). Cierto es que las personas que formamos la Iglesia somos pecadoras, y nos podemos equivocar, hacer daño a los demás, escandalizar, etc. Pero más cierto que eso es que el Espíritu de Dios la guía y la Santifica, porque el poder de Dios es mayor que el del pecado.

Nosotros no estamos aislados y no somos cristianos a título individual, cada uno por su lado, no: ¡nuestra identidad cristiana es pertenencia! Somos cristianos porque nosotros pertenecemos a la Iglesia. Es como un apellido: si el nombre es “Yo soy cristiano”, el apellido es: “Yo pertenezco a la Iglesia.” (Papa Francisco). La Iglesia es una gran comunidad de hermanos, y no se puede entender el Cristianismo sin ella. Al igual que no se puede entender el fútbol sin los equipos. O la construcción, sin un equipo de técnicos y obreros multidisciplinarios. ¿Puede ganar un partido de fútbol uno contra once? ¿Puede una persona construir un rascacielos? La respuesta es no. ¿Puede uno ser Cristiano sin la Iglesia? Al igual que en los casos anteriores la respuesta es no. Perderás contra el maligno, porque vas tu solo contra un gigante. No podrás edificar correctamente tu fe, aunque al principio lo parezca, porque carecerás de muchos conocimientos y experiencias. Conocimientos que a lo largo de dos mil años la Iglesia ha reunido inspirada por el Espíritu: su tradición. Por eso, sin la Iglesia, serás como la casa edificada sobre arena. Cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina (Mateo 7, 24). ¡Vive la Fe con el pueblo que Dios te ha regalado porque te ama!

Invitación
¿Quieres saber más? Date una vuelta por nuestro curso y descubrirás cosas realmente interesantes. Por cierto, comentarte que este artículo puede llegar a muchas más personas si lo compartes con tus amigos y familiares a través de Facebook, Twitter, Google+, Whatsapp, de tu página web o blog, o de cualquier otra forma. No lo dudes... ¡Difunde el amor de Dios para que otros se alegren contigo!

« Anterior