Suicidio

Curso Católico » Reflexiones » Suicidio

Sabréis que yo soy Yahvé cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío (Ezequiel 37, 13).

Suicidio
¡Dios te ama! ¡Dios te ama! ¡Dios te ama! ¿Te ha quedado claro? ¿No? ¡Dios te ama! Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna (Juan 3, 16). ¡Jesús ha muerto por ti, para que tu puedas vivir, y vivir con alegría! Él ha pasado por la traición, la tortura, el despreció, el abandono, la injusticia, el cansancio, la agonía, la muerte, y muchas cosas más, sin resistirse, por amor a ti. El te ama profundamente, y comprende todos tus sufrimientos.

Los huesos secos de Ezequiel en el capítulo 37, nos muestran a un pueblo muerto: Entonces me dijo: Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros (Ezequiel 37, 11). Muertos como lo podemos estar nosotros muchísimas veces: sin ganas de vivir y pensando en abandonar. Pero Dios te dice: -¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque esas llegasen a olvidar, yo no te olvido (Isaías 49, 15). ¡Dios te ama y tiene una historia de Salvación para ti! ¡Él quiere devolverte la vida!

¡Alégrate! Los Cristianos tenemos una esperanza: No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación, os dará modo de poderla resistir con éxito (1 Corintios 10, 13). Dios te ama, y todo sufrimiento tiene un sentido en Él. Por eso te invito a que acudas a especialistas Católicos que te ayuden, a que te acojas a las armas de la luz, a que confíes en Dios, y a que… ¡Vivas tu vida! Pues Cristo te regala por amor una vida nueva, una vida que no se acaba: la Vida Eterna. Por eso se dice: Despierta tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te iluminará Cristo (Efesios 5, 14). ¡Eres amado por Dios, no lo olvides!

Invitación
¿Quieres saber más? Date una vuelta por nuestro curso y descubrirás cosas realmente interesantes. Por cierto, comentarte que este artículo puede llegar a muchas más personas si lo compartes con tus amigos y familiares a través de Facebook, Twitter, Google+, Whatsapp, de tu página web o blog, o de cualquier otra forma. No lo dudes... ¡Difunde el amor de Dios para que otros se alegren contigo!

« Anterior