¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

Effetá, que sig­ni­fi­ca ábre­te | Comentarios (pág.2)

Más co­men­ta­rios

Adriana Palafox(12-04-2021)
La Palabra de Dios me per­mi­te co­no­cer­lo y co­no­cer­me, es fuen­te de con­sue­lo, for­ta­le­za, com­pro­mi­so y ser­vi­cio por­que no te siem­pre está ahí.
Es im­por­tan­te siem­pre ca­mi­nar a la luz de la Palabra de Dios, para que ella guíe nues­tros pa­sos. Gracias por su co­men­ta­rio. La paz.
Karla(12-04-2021)
¡Hola! ¡Que sen­ci­lla y bien ex­pli­ca­da! ¡He em­pe­za­do a leer la Biblia y no sa­bía cómo ha­cer­lo! Sentía que de­bía se­guir unos pa­sos que me ayu­da­rían a com­pren­der me­jor la Palabra de Dios pero no sa­bía el cómo ha­cer­lo. Ahora, voy a po­ner en prác­ti­ca es­tos sim­ples con­se­jos.
Nos ale­gra­mos de ello y es­pe­ra­mos que el res­to del cur­so le pa­rez­ca igual de in­tere­san­te y útil. No ol­vi­de vi­si­tar tam­bién las Lectio Divina del Contenido Extra para leer re­fle­xio­nes bí­bli­cas es­pe­cí­fi­cas. La paz.