¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

Adán y Eva | Comentarios (pág.2)

Más co­men­ta­rios

Samuel D. Montijo(17-06-2021)
Hola, es una sa­tis­fac­ción in­men­sa re­co­no­cer el ori­gen de nues­tras mi­se­rias para así po­der em­plear un plan para en­men­dar­las. Aunque con­fie­so que ya ha­bía es­tu­dia­do este tema mu­chas ve­ces, re­es­tu­dián­do­lo con el cur­so ca­tó­li­co me he dado cuen­ta de co­sas que ha­bía pa­sa­do por alto. De ver­dad que Dios sí que nos ama. Y aho­ra en­tien­do que tan­to do­lor en la hu­ma­ni­dad es oca­sio­na­do a ve­ces por nues­tras mala de­ci­sio­nes. Dios les ben­di­ga por esta obra. Saludos des­de Colombia.
No se pue­de amar lo que no se co­no­ce. Le ani­ma­mos a se­guir así. La paz.