¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

Obediencia o Desobediencia | Comentarios (pág.2)

Más co­men­ta­rios

Natalia(28-06-2021)
¡Que her­mo­sa es la Palabra de Dios! ¡Fuente viva! Quería com­par­tir lo que dejó ésta en mi Lectio… Últimamente es­toy tra­tan­do acer­car­me a Dios y me es muy di­fí­cil en­con­trar en mis se­res que­ri­dos al­guien que se in­tere­se en Dios. Rezo mu­cho para que el Señor to­que sus co­ra­zo­nes, pero me sien­to sola: sien­to que toda mi vida me equi­vo­qué de ca­mino y por ende, me equi­vo­qué en no ro­dear­me de per­so­nas de Fe… Y hoy, me­di­tan­do ésta pa­la­bra, to­man­do al pa­la­cio de Judá como si fue­ra yo mis­ma, com­pren­do que con la obe­dien­cia a los con­se­jos de Dios esas per­so­nas lle­ga­rán a mi vida. Gracias por sus en­se­ñan­zas. ¡Dios los ben­di­ga! ¡Alabado sea el Señor en to­dos los al­ta­res del mun­do, ala­ba­do sea el Señor con la boca y ac­tos bue­nos de to­das las per­so­nas!
¡Alabado sea! Sin duda es en la Iglesia Católica, poco a poco, y con dis­cer­ni­mien­to, el lu­gar en el que en­con­tra­rá a esas per­so­nas. La paz.
Gabriel Vega(26-04-2021)
Excelente el ma­te­rial, asi nos ayu­dan a sa­ber mas so­bre nues­tra fe.
¡Nos ale­gra­mos de ello! ¡La paz!