¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

1.4 Últimos co­men­ta­rios

Más vale ad­qui­rir sa­bi­du­ría que oro, me­jor po­seer in­te­li­gen­cia que pla­ta.
- Proverbios 16, 16

Introducción Aquí se lis­tan los úl­ti­mos co­men­ta­rios que ha­béis de­ja­do en las di­fe­ren­tes sec­cio­nes del Curso Católico, a modo de re­co­pi­la­ción. ¿Quieres apa­re­cer aquí? Deja un co­men­ta­rio en cual­quie­ra de las sec­cio­nes… ¡Gracias por par­ti­ci­par!

Últimos co­men­ta­rios

Nino(24-10-2021)
He que­da­do ató­ni­to tras leer a esta fa­mi­lia. Gracias por su Fe y su tra­ba­jo.
Sin duda, a no­so­tros nos pasó lo mis­mo la pri­me­ra vez. La Fe se pue­de vi­vir con au­ten­ti­ci­dad: ellos lo de­mos­tra­ron. Dios le ben­di­ga. La paz.
Alma Rosa(23-10-2021)
Apenas voy em­pe­zan­do y ya se ha he­cho in­tere­san­te. He es­ta­do bus­can­do algo así para se­guir apren­dien­do, pero so­bre todo para lle­var­lo a la prác­ti­ca, pues creo que es lo que me hace más fal­ta.
Damos gra­cias a Dios por ello, y le ani­ma­mos a con­ti­nuar has­ta el fi­nal. Sin duda… ¡La prác­ti­ca es lo más im­por­tan­te! La paz.
Claudia(22-10-2021)
Mi cruz es muy pe­sa­da, pero no tan­to como el su­fri­mien­to de nues­tro Señor Jesucristo. A pe­sar de te­ner fe y en­tre­gar­le mis pro­ble­mas, en­fer­me­da­des y do­lo­res a Él, ya to­qué fon­do, he en­tra­do en una de­pre­sión y una an­sie­dad que no dis­fru­to la vida, todo es igual para mí. En el año 2004, fui de va­ca­cio­nes con mi nie­to a México ma­ne­jan­do en Semana Santa, re­gre­san­do su­fri­mos un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co, las per­so­nas que nos au­xi­lia­ron uno de ellos era doc­tor y pro­nun­ció a mi nie­to muer­to: yo es­ta­ba como loca, era mu­cho mi do­lor y pen­sa­ba en el do­lor de mi hija. Mi nie­to te­nía 7 años, a los 20 mi­nu­tos el doc­tor me gri­to ma­dre­ci­ta el niño está vivo. Desde en­ton­ces ha em­pe­za­do mi su­fri­mien­to, bus­que a Dios e iba a to­das las igle­sias. Iba to­dos los días a misa y bus­ca­ba al Señor, pero me sen­tía muy cul­pa­ble. Mi hija cam­bió con­mi­go: me he­cha la cul­pa, me per­dió el res­pe­to to­tal­men­te. Mi vida es muy pe­sa­da, vi­vir to­dos es­tos años al lado de ella, yo la amo, pero tam­bién no quie­ro es­tar se­pa­ra­da de mi nie­to, que que­dó cuá­dru­ple y no ha­bla. Le doy gra­cias a Dios por ha­ber­lo de­ja­do en nues­tras vi­das. Él es mi án­gel. Pero ya no se que ha­cer con todo el do­lor que vivo a dia­rio.
Mucho áni­mo. Igual ne­ce­si­ta la ayu­da de un buen pro­fe­sio­nal para que le ayu­de a su­perar y vi­vir me­jor toda esta si­tua­ción. Pero eso sí, que sea ca­tó­li­co lo pri­me­ro, si no pue­de ha­cer más daño que bien. No dude que Dios sí la ama y ya la ha per­do­na­do. Desde la dis­tan­cia ora­mos por us­ted e in­vi­ta­mos a to­dos los que lean esto a ha­cer­lo: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Wilfredo Aguirre Arce(21-10-2021)
Dios, Padre, Todopoderoso, te pido per­dón por to­dos los erro­res que he co­me­ti­do en este mun­do. Soy dé­bil, siem­pre ca­yen­do en mi fra­gi­li­dad como ser hu­mano, pero tu me das amor, pro­tec­ción, sa­bi­du­ría y co­no­ci­mien­to. Me das todo y no me­rez­co ser tu hijo por­que no cum­plo lo que me or­de­nas para mi bien, soy un ser mun­dano que vivo en este mun­do don­de hay tan­ta mal­dad… pero en tu Palabra, en las Sagradas Escrituras, que es viva me es­cu­dri­ñas has­ta lo más pro­fun­do de mi ser. Te doy gra­cias por per­mi­tir­me ser una nue­va per­so­na se­gún tu vo­lun­tad. Tu sa­bes todo lo que soy, per­mi­tir­me vi­vir una nue­va vida es­pi­ri­tual para dar amor a mi pró­ji­mo. Con mu­cha hu­mil­dad, gra­cias Padre, Todopoderoso. Bendito y ala­ba­do seas por siem­pre. Amén.
¡Mucho áni­mo! Nunca ol­vi­de que so­bre todo… ¡Dios le ama! Que Dios le ben­di­ga. La paz.
Javier Ponce(20-10-2021)
En ver­dad creo que con este cur­so bí­bli­co apren­de­ré a co­no­cer y a amar más a Dios. Espero que si­ga­mos ade­lan­te sa­cán­do­le pro­ve­cho a los ins­tru­men­tos que Dios pone a nues­tro al­can­se. La paz de Jesucristo esté en­tre no­so­tros.
Nos ale­gra­mos de que así sea. ¡Mucho áni­mo! Dios le ben­di­ga.
Lino(19-10-2021)
Tomé este cur­so pe­san­do en que lo iba a leer y que no pre­de­ria nada por ha­cer­lo, pero en­tre más leo más gano. Le em­pie­zas a to­mar sa­bor a la vida y tie­ne mu­cho sen­ti­do. Muchas gra­cias por su tiem­po.
Nos ale­gra­mos que le ayu­de y le ani­ma­mos a lle­gar has­ta el fi­nal, pues hay be­llos te­so­ros más ade­lan­te. ¡Ánimo!
Jorge Amezcua(16-10-2021)
Después de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do la re­con­ci­lia­ción con Dios Nuestro Señor a tra­vés del sa­cra­men­to de la con­fe­sión y de la co­mu­nión, hoy me doy cuen­ta de lo que ha sig­ni­fi­ca­do para mí que la pa­la­bra de Dios es Viva y Eficaz. Parece que me ocul­tó su Rostro, pero lo bus­que con in­sis­ten­cia y me re­pon­dió fa­ci­li­tán­do­me el po­der asis­tir a una misa don­de me re­ci­bie­ron tan ama­ble­men­te y me pu­sie­ron al fren­te, en pri­me­ra fila, como si Dios me die­ra pre­fe­ren­cia, como aco­gien­do­me, como di­cien­do­me pasa hijo, sién­ta­te, es­tás en tu casa, mi casa es tu casa, que bueno que vi­nis­te. Después ex­pe­ri­men­té y dis­fru­té de una hora en pre­sen­cia del Santísimo Sacamento, sin fal­tar el Santo Rosario y las Alabanzas, todo esto como pre­pa­ra­ción para una pro­fun­da con­fe­sión que me re­cons­tru­yó. El sa­cer­do­te que me con­fe­só me re­ci­bió tan ama­ble­men­te que sen­tí su de­seo de san­ti­dad y vi en él una ima­gen de Cristo Nuestro Señor, que me es­cu­cho y me desahoho­gue con Él del peso del pe­ca­do. Pude ha­blar con Él sin pri­sas, sin pre­sio­nes, cara a cara, pero po­nien­do mi con­fian­za en sus ma­nos, a tra­vés del sa­cer­do­te, de­jan­do en sus ma­nos todo ese cos­tal de co­sas que car­go y que no me de­jan vi­vir y ac­tuar. Cuando me ab­sol­vió de mis cul­pas me sen­tí li­be­ra­do, agra­de­ci­do, con­for­ta­do, guia­do y ¡amado por Dios! Ciertamente uno se apar­ta de Dios por vo­lun­tad pro­pia, pero cuan­do vuel­ves y lo bus­cas, Él te abre las puer­tas y te fa­ci­li­ta todo. ¡Bendita sea la Santísima Trinidad! ¡Bendita sea la Santísima Virgen, Madre de Dios Hijo, por su cla­rí­si­ma in­ter­ce­sión! ¡Bendito sea Dios por su sa­cer­do­te, que me con­fe­só y al cual ofrez­co mi ora­ción para que lo siga ben­di­cien­do en su per­so­na y en su es­pí­ri­tu. ¡Gracias, Dios mío por esto que me das y por vol­ver a ver tu Rostro!
Gracias por com­par­tir tu con­mo­ve­do­ra ex­pe­rien­cia, que es­pe­ra­mos man­ten­gas como un te­so­ro en tu co­ra­zón en los bue­nos y ma­los mo­men­tos que ven­gan en el fu­tu­ro, para per­se­ve­rar siem­pre y pase lo que pase, en la Fe. ¡Ánimo!
Leónidas(14-10-2021)
Dios es nues­tra for­ta­le­za para ha­cer­nos re­fle­xio­nar y cam­biar de ca­mino, ante nues­tros erro­res y ofen­sas que le ha­ce­mos to­dos los días a Él. Por eso nos pide que nos man­ten­ga­mos des­pier­tos para no caer en ten­ta­ción, pues la car­ne es dé­bil.
Sin duda, es­tar des­pier­tos y vi­vir la Fe es un buen ca­mino para, poco a poco, ir co­no­cién­do­lo más a Él.
Cesar Salas(14-10-2021)
Es una bue­na re­fle­xión el que Dios nos va for­man­do con to­das las di­fi­cul­ta­des que pa­sa­ron en la na­rra­ción de Israel.
Sin duda, Dios ha­bla en la his­to­ria. Y lo que les su­ce­dió a ellos, nos pasa tam­bién a no­so­tros en nues­tra vida mu­chas ve­ces.
Juan(14-10-2021)
Este cur­so me sir­ve tam­bién para te­ner no­cio­nes de teo­lo­gía. Gracia, paz y bien.
Nos ale­gra­mos de que así sea. Conocer, orar y vi­vir: los pi­la­res de una bue­na vida de Fe. La paz.