¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

1.4 Últimos co­men­ta­rios

Más vale ad­qui­rir sa­bi­du­ría que oro, me­jor po­seer in­te­li­gen­cia que pla­ta.
- Proverbios 16, 16

Introducción Aquí se lis­tan los úl­ti­mos co­men­ta­rios que ha­béis de­ja­do en las di­fe­ren­tes sec­cio­nes del Curso Católico, a modo de re­co­pi­la­ción. ¿Quieres apa­re­cer aquí? Deja un co­men­ta­rio en cual­quie­ra de las sec­cio­nes… ¡Gracias por par­ti­ci­par!

Últimos co­men­ta­rios

María(09-01-2022)
Por la con­ver­sión de mi ma­ri­do, de­seo fir­me­men­te que se con­vier­ta, que co­noz­ca a Cristo y que le abra sus puer­tas y su co­ra­zón.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Otto Cubur(04-01-2022)
Excelente tema, me ha edi­fi­ca­do mu­cho.
Nos ale­gra­mos de ello. La paz.
Daniel Morales(30-12-2021)
Recién co­mien­zo el cur­so. Yo creo que de­be­ría­mos de­jar de lado nues­tras que­jas y abrir nues­tro co­ra­zón. Dejar las co­sas en ma­nos de Dios Padre no sig­ni­fi­ca que Él sea el res­pon­sa­ble de nues­tros erro­res. Dejar en sus ma­nos nues­tros pro­ble­mas sig­ni­fi­ca que, aun­que cai­ga­mos mil ve­ces, cada vez que nos le­van­te­mos lo ha­re­mos mul­ti­pli­can­do nues­tra Fe y con­fian­za en Él, pues Él es el Todopoderoso y su glo­ria y mi­se­ri­cor­dia es in­fi­ni­ta. Nos dará la for­ta­le­za mul­ti­pli­ca­da para se­guir y de se­gu­ro al fi­nal siem­pre triun­fa­re­mos. Por qué Dios no creó lo im­po­si­ble, por el con­tra­rio nos dejó cla­ro que si pe­di­mos se nos dará, si gol­pea­mos la puer­ta se nos abri­rá y si con­fia­mos en su Amor todo será po­si­ble sin im­por­tar lo di­fí­cil o gran­de que sea la pie­dra que se en­cuen­tre en nues­tro ca­mino. Amén.
Mucho áni­mo. Esperamos que el cur­so le re­sul­te in­tere­san­te. Todo será po­si­ble si así Dios lo quie­re. Lo im­por­tan­te es re­cor­dar que so­mos no­so­tros a los que nos con­vie­ne ha­cer su Voluntad, no a Él la nues­tra. Dios le ben­di­ga. La paz.
María de la Paz Escalante(26-12-2021)
Yo quie­ro sa­car de du­das a mi hija, pues­to que una per­so­na le co­men­ta que no­so­tros, los ca­tó­li­cos, es­con­dia­mos la Biblia y no la dá­ba­mos a co­no­cer, cuan­do la Biblia ya exis­tía.
Saludos. La Biblia siem­pre se ha dado a co­no­cer en la Iglesia Católica, pero sin des­pre­ciar la Tradición que la acom­pa­ña in­se­pa­ra­ble­men­te y le da su in­ter­pre­ta­ción ver­da­de­ra. De he­cho, la ma­yo­ría de tra­duc­cio­nes an­ti­guas de la Biblia son ca­tó­li­cas (por ejem­plo, la Vulgata). Este tema da­ría para ha­blar mu­cho, pero en reali­dad, las per­so­nas que sue­len de­cir eso lo que real­men­te quie­ren de­cir es que solo la Biblia vale (dejando de lado la Tradición). Sobre ese tema pue­des leer más ha­cien­do cli­ck aquí.
Mal ejem­plo(24-12-2021)
No de­cla­rar el IVA es una obli­ga­ción. No ro­ba­rás. Todo im­pues­to es un robo, pues se hace con­tra la vo­lun­tad del cris­tiano. Es coac­ti­vo por el po­de­ro­so. No es ca­ri­dad pues no nace de la so­li­da­ri­dad vo­lun­ta­ria, y no está ta­sa­da en ley te­rre­nal. Doy el 10% de mis in­gre­sos a un con­ven­to de for­ma anó­ni­ma y, si pue­do, 0$ al es­ta­do. El es­ta­do no es Dios y no se le debe la­tria.
En pri­mer lu­gar, es cier­to que el es­ta­do no es Dios y no se le debe la­tria. También nos pa­re­ce mag­ni­fi­co y muy digno de imi­tar el diez­mo que da a la Iglesia. Sin em­bar­go, so­bre los im­pues­tos de­be­mos se­ña­lar la po­si­ción de la Iglesia des­de el prin­ci­pio: Su pago no es ca­ri­dad, es un de­ber de jus­ti­cia. Por su­pues­to, es cier­to que los im­pues­tos abu­si­vos, el des­pil­fa­rro de mu­chos go­bier­nos, y el uso in­mo­ral de los mis­mos, pue­den exi­mir de la obli­ga­ción mo­ral de pa­gar­los en cier­tas cir­cus­tan­cias pero, en ge­ne­ral, Jesús mis­mo afir­mó (respecto al po­der ci­vil ro­mano que se im­po­nía sin be­ne­fi­cio a los ju­dios): -Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios (Mt 22, 21b)-. Lo mis­mo afir­ma­ba San Pablo: -Dad a cada cual lo que se le debe: a quien im­pues­tos, im­pues­tos; a quien tri­bu­to, tri­bu­to; a quien res­pe­to, res­pe­to; a quien ho­nor, ho­nor (Rm 13, 7)-. Así pues, y aun­que a na­die le gus­ta, pa­gar unos im­pues­tos jus­tos para el desa­rro­llo ade­cua­do de la na­ción es una obli­ga­ción mo­ral, de la que (en teo­ría) nos be­ne­fi­cia­mos (educación gra­tui­ta, in­fra­es­truc­tu­ras, sa­ni­dad, se­gu­ri­dad, ser­vi­cios pú­bli­cos mas o me­nos efi­cien­tes, etc). Eso no im­pi­de, por su­pues­to, plan­tear nue­vos y me­jo­res mo­de­los de so­cie­dad (pues los hay), pero has­ta que es­tos lle­guen, la obli­ga­ción es con­tri­buir a la me­jo­ra de lo que te­ne­mos. ¡Dios le ben­di­ga! ¡Ánimo!
María Lara(24-12-2021)
Pienso que Dios tie­ne al­gún pro­ble­ma en la vis­ta, por­que al­gu­nas pa­re­cen feas.
Normalmente, en esos ca­sos, los que te­ne­mos un pro­ble­ma en la vis­ta so­mos no­so­tros… Dios ve el fí­si­co (como no­so­tros), pero tam­bién ve lo pro­fun­do del co­ra­zón (que a no­so­tros se nos sue­le que­dar ocul­to) y la his­to­ria (y he­ri­das) de cada uno de no­so­tros. Hemos de apren­der a mi­rar con los ojos de Dios. ¡Dios le ben­di­ga!
Alberto(23-12-2021)
Reflexionando esta Palabra me doy cuen­ta de que he es­ta­do vi­vien­do para mí mis­mo. Le pido a Dios po­der an­dar por el ca­mino es­tre­cho, con­for­me a su Voluntad.
¡Mucho áni­mo! Sin duda, aun­que en oca­sio­nes pue­da ser di­fí­cil… ¡El amor es el me­jor ca­mino!
Gerardo Cázares(16-12-2021)
Una ex­pli­ca­ción con­cre­ta de lo que es la ora­ción y como rea­li­zar­la sin de­ses­pe­rar o sin per­der nues­tra Fe. Todo es vo­lun­tad de Dios.
Nos ale­gra­mos que lo vea así. La ora­ción es cla­ve en la vida del cris­tiano. Dios le ben­di­ga. La paz.
Juan(11-12-2021)
Nunca me lo ha­bía plan­tea­do así. La Lectio Divina sin duda es una bue­na he­rra­mien­ta para acer­car­nos a Dios y com­pren­der la Biblia. Dios les ben­di­ga.
Nos ale­gra­mos de ello, pues la Palabra de Dios es cla­ve para nues­tra vida de Fe. ¡Ánimo!
Juan(04-12-2021)
Me pa­re­ce fas­ci­nan­te co­no­cer todo esto. ¡Muchas gra­cias!
Nos ale­gra­mos de ello. Dios le ben­di­ga. La paz.