¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

Últimos co­men­ta­rios | Comentarios (pág.2)

Más co­men­ta­rios

Eduar Romero(10-12-2022)
Muy bue­nas tar­des me lla­mó Eduardo Romero, soy de Colombia y quie­ro pe­dir ora­ción por mi fa­mi­lia y por mí en es­pe­cial ya que lle­vo más de tres años sin un em­pleo. Me en­cuen­tro muy de­ses­pe­ra­do y an­gus­tia­do. Muchas gra­cias. Dios los ben­di­ga.
Oramos por eso y para que pue­da ver la luz en me­dio de la cruz, como Cristo lo hizo: Padre Nuestro, Ave María, Gloria. ¡Ánimo!
Ariel Salmeron(08-12-2022)
Quiero que oren por la mamá de mis hi­jos, para que Dios la sane de una en­fer­me­dad que tie­ne.
Oramos por eso y para que pue­da ver la luz en me­dio de la cruz, como Cristo lo hizo: Padre Nuestro, Ave María, Gloria. ¡Ánimo!
Lorena(07-12-2022)
Dios mío, es­tos dias he lu­cha­do mu­cho pen­san­do en el su­fri­mien­to. Una ami­ga mu­rio hace poco de can­cer. Fue sólo un pro­ce­so de me­nos de 7 me­ses y fue­ron me­ses de mu­cha ora­ción y con­fiar que Dios ha­ría una obra de sa­ni­dad. Pero no fue así. El do­lor de su fa­mi­lia y el mío per­so­nal es gran­de y me lle­vó a cues­tio­nar­me. ¿Nos fal­tó fe? ¿Pedimos mal? Ahora me sien­to apa­ga­da en mi ca­mino de fe y con­ver­sión. Quiero avi­var ese fue­go y esta his­to­ria me ha de­ja­do muy pen­san­ti­va. Como a pe­sar de tan­to do­lor… Aun tie­nen Fe y es­tán agra­de­ci­dos. No pue­do ne­gar que sien­to mie­do. No se como lo­grar ese gra­do de fe. Oren por mí.
Ánimo Lorena. Precisamente el cris­tia­nis­mo tie­ne una Palabra so­bre esta si­tua­ción tan com­pli­ca­da que has vi­vi­do. Recuerda que se­gui­mos a un Dios que mu­rió en la cruz. Murió. Le pi­die­ron que se ba­ja­ra, y el po­día, pero de­ci­dió mo­rir vo­lun­ta­ria­men­te. Entregar su vida. Porque Dios no tie­ne mie­do de en­trar en el su­fri­mien­to de los inocen­tes. Dios no ha ve­ni­do a sa­nar y po­ner par­ches en la vida de las per­so­nas: Lázaro cuan­do re­su­ci­tó vol­vió a mo­rir unos años des­pués. Dios ha ve­ni­do a sal­var. Lázaro y los que vie­ron su re­su­rrec­ción cre­ye­ron en el po­der de Dios y, por ello, tu­vie­ron ga­ran­tía de que la vida eter­na exis­te, y la ob­tu­vie­ron al fi­nal de sus días. Quizás este ar­tícu­lo te acla­re al­gu­na cosa más: Toma tu cruz glo­rio­sa. ¡Ánimo! Oramos to­dos por ti y tu fa­mi­lia: Padre Nuestro, Ave María, Gloria. La paz.
Judith López Aponte(01-12-2022)
Me sien­to ben­de­ci­da pues nues­tro Padre ce­les­tial nun­ca me ha aban­do­na­do en mis ora­cio­nes. Además le re­gre­so la vida a mi nie­ta cuan­do es­ta­ba desau­cia­da con 6 me­ses. Ahora ya tie­ne 10 años y, des­de en­ton­ces, em­pe­cé a se­guir los pa­sos de Cristo re­den­tor.
Nos ale­gra­mos de ello y le ani­ma­mos a per­ser­ve­rar en la Fe re­ci­bi­da. ¡Ánimo!
Ani(25-11-2022)
Gracias por el cur­so, me en­can­tó y me lle­gó. Fue y es de pro­ve­cho. Me es­tre­me­ció la his­to­ria de la Santa Familia: lo di­fí­cil que es su­frir y ser un már­tir.
Nos ale­gra­mos que le sea de uti­li­dad. Rogamos a Dios que la ben­di­ga siem­pre. La paz.
Ani(25-11-2022)
Mi pe­ti­ción es por el per­dón de Jesús, para que me lim­pie del pe­ca­do por ha­ber to­ma­do ven­gan­za por mis pro­pia cuen­ta y no ha­ber de­ja­do eso a Dios.
En tal caso le in­vi­ta­mos a que acu­da al Sacramento de la Reconciliación, que es el me­dio or­di­na­rio ele­gi­do por Dios para el per­dón, que ya tie­ne con­ce­di­do, pero ha de ir a re­ci­bir con la dis­po­si­ción ade­cua­da. Oramos por us­ted: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Cristian Javier(19-11-2022)
¡Gracias por este tex­to! ¡Nos ayu­da un poco más a co­no­cer nues­tra Fe ca­tó­li­ca! ¡Doy gra­cias a her­ma­nos como us­te­des que po­nen la pa­la­bra en prác­ti­ca y nos re­ga­lan per­las de sa­bi­du­ría que nos alla­nan el ca­mino! En un ca­pí­tu­lo que ha­bla de la ale­gría de los que tie­nen vo­ca­ción me acor­dé de una mon­ja que iba a dar con­sue­lo a un hos­pi­tal. Y solo ver­la con tan­ta ale­gría en el si­tio en el que reina­ba el su­fri­mien­to y la muer­te lla­ma­ba mu­cho la aten­ción y cal­ma­ba un poco el do­lor. Gracias. Dios los ben­di­ga. La paz.
Gracias a us­ted por su tiem­po, y nos ale­gra­mos que le sea de uti­li­dad. Dios le ben­di­ga. La paz.
Cristian(17-11-2022)
Es un tema her­mo­so. ¡Creemos por Fe! No ne­ce­si­ta­mos prue­bas aun­que las haya. Mas fuer­te es nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia con Dios, pues los mi­la­gros en nues­tra vida son mu­chos. Solo Dios exis­te, lo de­más se des­pren­de de Él.
Y, sin em­bar­go, todo esto nos pue­de ayu­dar a dia­lo­gar con los que no creen, para ayu­dar­les a eli­mi­nar pre­jui­cios es­té­ri­les. ¡Ánimo!
Saúl(16-11-2022)
Señor mío, hoy me en­co­mien­do a ti: has que­ri­do sa­lir a mi en­cuen­tro. Te rue­go haz con­mi­go lo que hi­cis­te con Zaqueo o con la mu­jer sa­ma­ri­ta­na. Dame la Gracia de la per­se­ve­ran­cia fi­nal. Dame la Gracia de co­no­cer­te a ti y co­no­cer­me a mi. En el nom­bre de Cristo. Amén.
Que así sea. Dios le ben­di­ga. La paz.
Saúl(16-11-2022)
Pido sus ora­cio­nes por mí. Me en­cuen­tro atra­ve­san­do una caí­da muy do­lo­ro­sa en mi vida es­pi­ri­tual y mo­ral: me sien­to real­men­te de­bil para le­van­tar­me. Si al­gu­nos her­ma­nos tu­vie­ran la ca­ri­dad de orar por mí, se lo voy a agra­de­cer in­fi­ni­ta­men­te. Gracias por es­cu­char­me. Dios les guar­de.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Fernando Ruiz(16-11-2022)
Elegir al Señor es po­der vi­vir con pro­fun­di­dad y con ple­ni­tud. Eso nos hace son­reir ante los pro­ble­mas y nos da fuer­za para amar.
Conviene, pues, ele­gir siem­pre a nues­tro Señor Jesucristo. Con Él, todo se vive di­fe­ren­te. ¡Ánimo!
Jaan Van Ror(11-11-2022)
Yo soy sol­te­ro y es en la sol­te­ría don­de desa­rro­llo mi amor y mi ser­vi­cio. No hay base teo­lo­gi­ca para ne­gar que la sol­te­ría no sea un ca­mino de san­ti­dad. Eso sí, hay que en­ten­der la sol­te­ria como una for­ma de en­tre­ga, lo con­tra­rio es ser un sol­te­rón. Algunos sol­te­ros son sol­te­ro­nes. Algunos cu­ras y mon­jas tam­bién, mi fra­ter­ni­dad esta lle­na de sol­te­ros que he­mos en­con­tra­do en la sol­te­ría así, sin ma­yo­res com­pro­mi­sos, sin ser re­li­gio­sos, un ca­mino de san­ti­dad. Yo no ima­gino mi vida mas lle­na de amor ni sien­do ca­sa­do ni sien­do re­li­gio­so. Por fa­vor, re­vi­sen sus teo­lo­gías an­ti­cua­das y abran­se a la ma­ra­vi­lla del amor de Dios.
No exis­ten teo­lo­gías nue­vas y an­ti­cua­das. La Iglesia pro­fun­di­za y me­jo­ra en su com­pren­sión de la Fe, pero nun­ca muda ni cam­bia su sen­ti­do. Las per­so­nas so­mos crea­das por amor y para amar. Por eso, como in­di­ca­mos en la re­fle­xión, lo pri­me­ro y prin­ci­pal es amar a Dios y, por tan­to, al pró­ji­mo. Y en esa di­ná­mi­ca de amor, Dios ya nos irá mos­tran­do el ca­mino de cada uno. Por tan­to, el ser sol­te­ro es, nor­mal­men­te, un es­ta­do tem­po­ral de dis­cer­ni­mien­to: el amor siem­pre im­pli­ca una do­na­ción com­ple­ta y para siem­pre al Amor, sea en la for­ma que sea (por ejem­plo, como lai­co con­sa­gra­do al ser­vi­cio de la Iglesia re­nun­cian­do al ma­tri­mo­nio, como pa­re­ce que hace us­ted, y le ani­ma­mos a se­guir ha­cien­do). Al fi­nal, lo im­por­tan­te es cada ma­ña­na pre­gun­tar­se: Dios… ¿Cómo y a quién me in­vi­ta hoy a amar? ¡Ánimo! ¡Dios le ben­di­ga! La paz.
Preylis(11-11-2022)
Desde que em­pe­cé a leer el cur­so ca­tó­li­co me he sen­ti­do más tran­qui­lo… Es como si es­tu­vie­ra ha­blan­do con Dios.
Dios ha­bla sir­vién­do­se de mu­chas co­sas. Nos ale­gra­mos que el cur­so le sea de ayu­da. La paz.
Preylis(09-11-2022)
Dios siem­pre con nos­tros. Amén.
Amén.
Luis(09-11-2022)
Señor mío y Díos mío… Tú, Padre mi­se­ri­cor­dio­so, que ves nues­tros co­ra­zo­nes, for­ta­lé­ce­nos en la es­pe­ran­za de tu gran amor.
Que así sea. Dios le ben­di­ga. La paz.
Eva(09-11-2022)
Si to­dos nues­tros ac­tos fue­ran rea­li­za­dos con el mis­mo amor de Dios, no exis­ti­ría el su­fri­mien­to. A la vez, es lo más di­fí­cil para el ser hu­mano: en­con­trar el ca­mino del amor in­con­di­cio­nal. Debemos mi­rar a Dios en cada acto, por pe­que­ño e in­sig­ni­fi­can­te que sea en nues­tra vida: dar y dar sin es­pe­rar nada a cam­bio, sólo agra­dar a Nuestro Señor. Muchas gra­cias. Dios les ben­di­ga a to­dos.
No sa­bria­mos de­cir­le si en ese caso exis­ti­ría o no el su­fri­mien­to, pero des­de lue­go que de exis­tir no ten­dría nin­gún po­der. ¡Ánimo! Al me­nos los cris­tia­nos es­ta­mos lla­ma­dos a ser sal, luz y fer­men­to ha­cien­do pre­sen­te, en res­pues­ta al amor que Dios nos ha te­ni­do pri­me­ro, su vida eter­na de esta ma­ne­ra.
Cristian Garcia(04-11-2022)
¡Fuerza Jorge! Dios lo ben­di­ga.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Carlos Ventura(04-11-2022)
Bendito sea Dios crea­dor de todo cuan­to exis­te. Bendito su Hijo que nos sal­vó y ben­di­to el Espíritu Santo.
¡Bendito sea!
Josué Osorto(03-11-2022)
Bendito y ala­ba­do seas tú, Señor, Rey de re­yes que nos das siem­pre sa­bi­du­ría y paz.
¡Bendito sea!
Raúl Lasprilla(20-10-2022)
Bendito sea Dios, uno y trino, que nos ama con un amor inefa­ble.
¡Bendito sea!
Ramón Dominguez(14-10-2022)
Bendito sea nues­tro uni­co Rey ce­les­tial Jesucristo.
¡Bendito sea!
Derna Luz Gómez Pereira(13-10-2022)
Gracias por esta ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad que nos han brin­da­do para co­no­cer y amar mu­cho más a nues­tro Dios y a nues­tra san­ta Iglesia ca­tó­li­ca. El Dueño de la mies sea ge­ne­ro­so con us­te­des. Bendiciones de lo alto para to­dos los que for­ma­mos par­te de esta ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia.
¡Bendiciones!
Juan(11-10-2022)
Gracias por po­der ha­cer este cur­so ca­tó­li­co que re­ci­bo sin nin­gún in­te­rés eco­nó­mi­co por vues­tra par­te: que el Señor os ben­di­ga y ten­gáis lar­ga vida para se­guir en­vian­do el Evangelio de Dios. Paz y bien.
¡Dios le ben­di­ga a us­ted tam­bién!
Derna Luz Gómez(09-10-2022)
Gracias por esta opor­tu­ni­dad tan im­por­tan­te y ma­ra­vi­llo­sa para mí, pues siem­pre he sen­ti­do la ne­ce­si­dad de co­no­cer más nues­tra re­li­gión ca­tó­li­ca, y así vi­vir una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de amor y vida con Jesús.
Que así sea. La paz.
Fernando Rueda(04-10-2022)
Gracias por to­das es­tas en­se­ñan­zas. Solamente me gus­ta­ría ha­cer una acla­ra­ción res­pec­to a la con­clu­sión de este tema de la ido­la­tría: yo con­si­de­ro en base a todo lo que he apren­di­do aquí y en otros cur­sos que la en­se­ñan­za de nues­tro Señor Jesucristo es pre­ci­so dar­le el sen­ti­do co­rrec­to, creo que de­be­mos amar con to­das nues­tras fuer­zas a Dios y te­ner la ple­na con­vic­ción de que el es nues­tro ÚNICO DIOS. Todo lo de­más son aña­di­du­ras que po­de­mos uti­li­zar como una he­rra­mien­ta para amar­lo más, ya que son re­ga­los que el nos da, es de­cir, creo que no es ne­ce­sa­rio ven­der esa te­le­vi­sión, de ven­der ese ce­lu­lar que tan útil es y en el que leo y apren­do de la Biblia to­dos los días, ni ven­der ese au­to­mó­vil que con es­fuer­zo con­se­guis­te ni tam­po­co ven­der esa casa que pa­gas­te con ho­nes­to tra­ba­jo… La cla­ve es en­ten­der que to­dos es­tos ob­je­tos ma­te­ria­les no son dio­ses para no­so­tros y no afe­rrar­nos a ellos en­ten­dien­do que el Padre, Hijo y Espíritu Santo es nues­tro úni­co y ama­do Dios… Saludos.
Usted tie­ne toda la ra­zón. Sin em­bar­go, los hom­bres so­mos muy da­dos a au­to­en­ga­ñar­nos. Muchísimo. La prue­ba de fue­go que mues­tra lo que hay en el co­ra­zón del hom­bre es pre­ci­sa­men­te la li­mos­na y la ven­ta de los bie­nes, como el mis­mo Jesús dice cla­ra­men­te en Marcos 10, 21-22 al jó­ven que se creía sin­ce­ra­men­te jus­to. El qué y cómo, Dios lo ins­pi­ra siem­pre en el co­ra­zón, y nues­tra men­te, nor­mal­men­te, se re­be­la ante ello. Por su­pues­to, que­da­rían ex­clui­dos los bie­nes que tie­nen una im­pli­ca­ción mo­ral (la casa dón­de vive la fa­mi­lia, el auto que me lle­va al tra­ba­jo) res­pec­to a la ca­ri­dad del pró­ji­mo. ¡Ánimo!
Mayra(03-10-2022)
Por fa­vor, pido sus ora­cio­nes por la con­ver­sión de mi hija: Mayra de Jesús.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Marypaz(28-09-2022)
Muchas ve­ces no­so­tros, lu­cha­mos cuan­do no es­ta­mos se­gu­ros de se­guir a Dios. Y nos re­be­la­mos con­tra su vo­lun­tad y ahí re­co­no­ce­mos que, efec­ti­va­men­te, Dios es más fuer­te. Nosotros tam­bién pe­di­mos que nos ben­di­ga.
Oremos para que Dios os ben­di­ga. La paz.
Jairo(24-09-2022)
Bendiciones. Que Palabra tan im­por­tan­te me da hoy el Señor. Gracias Padre ce­les­tial.
¡Bendito sea Dios!
Raúl Niño(23-09-2022)
Ahora que es­toy vi­vien­do una si­tua­ción eco­nó­mi­ca pre­ca­ria le pido a Dios que se haga su san­ta vo­lun­tad y me de el don de sa­bi­du­ría para no re­ne­gar de Él. Al con­tra­rio, que me ayu­de a afe­rrar­me a Él…
Oremos por ello: Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
Yoel(17-09-2022)
Dios es el que ama, el que está pre­sen­te en cada ins­tan­te de nues­tra vida. Él nos pro­te­ge del mal y nos axu­lia con su po­der y bon­dad.
Efectivamente. Bendito sea Dios por ello. La paz.