¡Enhorabuena, has encontrado un tesoro! Este artículo es parte de un curso que te invitamos a conocer: Curso Católico.

Últimos comentarios | Comentarios (pág.3)


Más comentarios

Pedro Tolentino(03-08-2023)
Se dice que todo católico inseguro y con falta de conocimiento de las Santas Escrituras es un protestante seguro, pues al no conocer nuestra fe cae con facilidad ante el protestantismo religioso.
Inseguro, o con falta de conocimiento de las Sagradas Escrituras, o -añadiría- con falta de conocimiento del Magisterio y la Tradición. Esperamos que este curso ayude a conocer mejor nuestra fe católica. ¡Ánimo!
Fernando(28-07-2023)
Dios está con nosotros y nos ama, aunque estemos solos.
Sin duda. Y por eso, quien está con Él, nunca está sólo. Y si no que se lo digan a las monjas de clausura... ¡Que grandes y largas conversaciones tienen con el Amado!
Marco Delgado(11-07-2023)
Excelente la Lectio Divina de esta cita. Él nos vence con su Amor y aunque parece que Dios es el vencido, muestra como se rinde a nosotros cuando hacemos su Voluntad.
Nos alegramos que le ayude. ¿Qué es su Voluntad sino el Bien? Por ello, nos conviene rendirnos a su Amor, porque aunque no se promote un camino fácil, si uno apasionante. Así que... ¡Ánimo!
Leomarys Campos(09-07-2023)
Quiero aprender más de Dios. Hay personas cristianas evangélicas que me confunden mucho y quiero aclarar muchas dudas.
Esperamos que este curso, que te invitamos a leer hasta el final, te ayude en ello. Tenemos una sección del curso (la 5.5) que introduce a ese tema en concreto, aunque mucho más se puede hablar sobre ello. ¡Ánimo!
Alba Luz Curaca(06-07-2023)
Excelente análisis: claro, concreto y práctico. He podido profundizar la lectura. Muchas gracias. ¡Bendiciones!
Gracias por su valoración. Dios la bendiga. La paz.
Diego Fernando Puerta Rendón.(04-07-2023)
Jesús es la esencia de la existencia de toda la creación.
Diriamos mejor que Dios da la esencia de la existencia a toda la creación, que será recapitulada en Cristo Jesús. ¡Ánimo!
Rodrigo(03-07-2023)
Desde Brasil les saludo con la paz de nuestro Señor, empezando hoy el curso.
La paz sea con usted también. Sin duda, la perla preciosa del curso está en el capítulo 8. Así que... ¡Merece la pena llegar hasta el final!
Leo Pérez(23-06-2023)
Creo que deberían añadir también en esta enseñanza los numerales del catecismo. ya que muchos no conocemos las clases de oraciones que hay. Gracias. Aún así, está buenísimo.
En el catecismo podemos encontrar doctrina sobre la oración desde el punto 2558 hasta el 2854. Mucho más detallado que aquí, que hemos querido darle un matiz práctico. ¡Ánimo!
Maria(21-06-2023)
Sólo comentar sobre la soltería, sobre todo si el soltero es un joven, que hay comentarios en que puedes sentirte juzgado y rechazado. Creo que no es eso lo que Dios nos ha regalado a las comunidades catecumenales. Creo que no tienen claro lo de la soltería a la hora de hablar y se destruye a muchos jóvenes.
Lamentablemente, es difícil para las personas mayores recordar su juventud. También te pasará a ti. En cualquier caso, cimentada la fe en el lugar adecuado que no se ha de abandonar (en tu caso las comunidades), nada impide vivir experiencias puntuales propias de jóvenes que enciendan la llama de la fe: retiros, JMJs, alabanzas, etc. Siempre con prudencia y discernimiento, eso sí. En cuanto a la vocación, conviene recordar que la vocación primera y principal es la santidad: sentirse y vivir como hijo agradecido de un Dios Padre bueno, con Él y en sus cosas. Eso también implica un ejercicio de voluntad en las virudes, un abandono de vicios y adicciones (en este segundo caso requiere ayuda, solo no se puede, con la ayuda y el apoyo católico adecuado, sí), un saber perdonar y perdir perdón, y una formación católica apropiada. Y todo esto, con la humildad que muchas veces no vemos en los demás. Piensa que al final eres tú para Cristo amante, y Él para ti por completo. Con esto en mente, la vocación de estado (matrimonio, sacerdocio, vida consagrada) se hará clara frente a tus ojos en el momento adecuado. ¡Ánimo! ¡Dios te bendiga!
Adriana(20-06-2023)
Quiero iniciar de nuevo, incluyendo a Dios en mi familia. He estado alejada sin ningún propósito, mi matrimonio no va bien, y hay una tristeza en mi vida. Quiero sentir el amor de Dios y restaurar mi hogar, mi fe y mi vida.
Esperamos que este curso le sea de utilidad para lograr lo que necesita: redescubrir el amor de Dios. En cualquier caso, rezamos por usted: Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
Teté(08-06-2023)
He tenido una formación en mi parroquia, linda, pero por los tiempos del trabajo se me ha complicado asistir. Por gracia de Dios llegué a este curso y pido que oren por mí para que, por medio de la gracia, pueda perseverar en él. Estuve atravesado una situación difícil, en la que mi prometido me dijo que cancelaba los planes de boda. Me sentí terriblemente mal y le pedí a Dios que no pasará. Me aferraba a mi voluntad pero hoy me doy cuenta que Él siempre quiere lo mejor para todos, así que estoy en camino tratando de aceptar su voluntad mi vida. Dios nos bendiga.
¡Ánimo! Dios le bendiga. Esperamos que este curso le sea de utilidad. Rezamos por usted: Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
Fernando(05-06-2023)
Es una maravilla que el Señor nos de vida eterna. La Fe nos lleva a Él. Nos consuela de pecados, odios, errores por malas decisiones, etc.
Sin duda, si hay un amor que sana, perdona, cura, reconstruye y da vida es el de Dios. ¡Descubrirlo todos los días es el camino a la santidad!
Diego(29-05-2023)
Es la segunda vez que intento iniciar este curso, como muchos otros de Biblia y Catecismo. Te pido Espíritu Santo, que me concedas los dones necesarios para perseverar y no procrastinar más, en este y otros asuntos importantes.
Que así sea. La acedía sin duda es un vicio que se cuela poco a poco, sin darnos cuenta. Hay que perseverar atentos. ¡Ánimo!
Lino Cárdenas(26-05-2023)
Yo ya llevo mucho tiempo en este curso pero, por diversas razones, lo he dejado a un lado y he empezado otras cosas. Pero esta vez pienso llevarlo entero hasta el final. Espero en Dios que así sea.
¡Ánimo! Sin duda la perla preciosa del curso está en el capítulo 8. ¡Merece la pena llegar hasta el final!
Gabriel Galán Imola(23-05-2023)
Queridos hermanos en Cristo Jesús y María Santísima, los comentarios desarrollados precedentemente en el artículo son excelentes. Quería complementar, como opinión personal, que en este relato se muestra como todo relato profético proveniente del Espíritu Santo, único y verdadero predicador, el tiempo y el espacio no son únicamente los de la humanidad. Nos reflejan también una dimensión de Dios eterno. Así, al mismo tiempo, la prueba del sacrificio de Isaac, el único, cuando estaba prometida la descendencia, va dirigida a Abraham, al hombre. Dios prueba la fidelidad del hombre, si hizo o no un ídolo de su hijo. Ahora bien, al mismo tiempo anuncia, en una especie de tiempo divino, que Él, el Dios vivo y eterno, demostrará su fidelidad, la de Dios, a las promesas hacia el hombre, a través de Cristo, la liberación de la muerte y el pecado, y la reapertura del Cielo en el Ungido, el Cristo, su único hijo.
Así es, y así lo simboliza el cordero que al final es sacrificado en lugar de Isaac. Toda Palabra de Dios tiene su cumplimiento, en la dimensión y tiempo divino, en Cristo Jesús: el que era, el que es y el que está viniendo. ¡Bendito sea Dios!
Fernando(22-05-2023)
Es real y, además, lo vemos en la esperanza de la Fe que se cumple.
Sin duda. La esperanza es fundamental. ¡Ánimo!
Alfonso(21-05-2023)
Buenos días. Primeramente yo debo felicitarles por hacer lo posible alcanzar las almas que estamos perdidas. Por favor, pido una oración por mí, por mi esposa, y por mis hijos; para que nos acerquemos más a Dios y que aumentemos más nuestra Fe.
Normalmente, vivir la fe en un grupo católico aprobado por la Santa Sede (renovación carísmática, camino neocatecumenal, etc) suele ayudar. La comunidad de fe ayuda mucho a perseverar, aunque todo depende del grupo y cómo se lleve en el lugar concreto en el que estéis. ¡Ánimo! Oramos por usted y su familia: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Domi(15-05-2023)
Tengo miedo a alejarme del señor, tengo miedo de que su voluntad no se cumpla por mi carne débil. Quiero estar con Él toda mi vida, pero tengo miedo que algún día el enemigo llegue a ganar y me aparte de mi Señor, porque mi carne es demasiado débil para mis propósitos con Dios.
En tal caso, el ejercicio constante y perseverante de las virtudes, el entrenamiento de la voluntad y la oración pueden ayudar. Y si hay alguna adicción de por medio, conviene acudir a especialistas católicos (por favor, católicos) que le puedan ayudar. Por supuesto, le invitamos a seguir formándose en la Fe católica que compartimos. Dios le bendiga. La paz.
Leticia Navarrette(11-05-2023)
Le doy gracias a Dios por por todo el amor que nos tiene, porque encontrar este curso no fue casualidad. Estoy pasando por momentos difíciles, pero Él me conforta y me da fuerzas con su amor. Dios los bendiga y les siga derramando sabiduría y gracia. Amado Padre celestial, porque me das la oportunidad de limpiarme y seguir adelante, gracias. Amén.
¡Gloria a Dios! Dios le bendiga. La paz.
Gabriela Gordillo(11-05-2023)
Abusos contra menores: La respuesta de la Iglesia. La Iglesia ha evaluado las acusaciones referidas... Los casos de sacerdotes acusados de verdadera y auténtica pedofilia existen. Esto es algo lamentable y que, por supuesto, nunca debería haber superado el 0. Sin embargo, debemos hacernos una idea más realista de la magnitud del drama del abuso a menores, en el que estos abusos no constituyen más que una gota en un terrible oceano.... Es una gota que no debería pasar. Esto parece sonar a una minimización del hecho.
Al revés, en poner en relevancia la verdadera magnitud de los hechos, y no solo en el pequeño pedacito en el que los medios se centran. Este es un problema mucho más grande y extendido en la sociedad de lo que la gente piensa. Un drama que le toca vivir a muchas personas. Un drama que no debería existir.
Raúl Niño(09-05-2023)
En esta actualidad en la que estamos viviendo, este mensaje es algo esperanzador para los jóvenes que buscan palabras de aliento y compresion, que difícilmente encuentran lejos de Dios. Que este mensaje llene sus corazones de fe y esperanza.
Que así sea. La paz.
Raquel(03-05-2023)
Siempre estoy pensando en el ayer, en lo que pudo ser. Que el Espíritu Santo me ayude a contemplar el presente y vivirlo conforme a lo que Dios nos ha enseñado.
Que así sea. Dios la bendiga. La paz.
José Yair(01-05-2023)
Soy del Caquetá, Colombia. Me gustaría una explicación más clara de muerte ontológica. Gracias.
La muerte ontológica u óntica (según autores) es la separación o la pérdida de la comunión con Dios, quien es el origen y la fuente de la vida. La muerte ontológica provoca en nosotros una sensación de vacío, desesperanza, falta de propósito y una profunda insatisfacción en su vida. Si te ves identificado... ¡Animo! Dios tiene la respuesta.
Carlos Maria Gallego(01-05-2023)
Un curso muy interesante y formativo.
Nos alegramos que le sea de utilidad. Dios le bendiga. La paz.
Luz Marina Orozco(29-04-2023)
Gracias te doy mi amado Jesús, por reafirmar tu Amor por mi. Pero sabes, mi Señor, que he sido muy desagradecida al no corresponder a ese Amor que me tienes. Aunque te digo que te amo termino cayendo en ese pecado habitual, que ya sabes cuál es, aunque lucho, oro y me lo propong,a siempre me vence. Aunque vuelvo a ti arrepentida, con profundo dolor en el alma por haberte ofendido y con la esperanza de no volver a caer, vuelvo a caer. Aún así, siempre me dices que me amas me lo haces sentir en mi corazón y a en todo lo que me rodea. Gracias porque a pesar de mis pecados eres fiel conmigo y hasta tu vida diste por Amor a esta pobre infiel. Pagaste a precio de sangré mi salvación, me sacaste del pantano y aún así no he podido serte fiel. Que ingrata soy Señor. Solo te pido que aumentes mi Fe ya que aunque digo tenerla demuestro lo contrario. Aunque creo, te pido aumento mi fe para responder a tu Amor con un sí como el de María Santísima. Amén. También pido bendiciones para este grupo católico que ha sido y seguirá siendo de mucha bendición para todos y cada uno de los que formamos la iglesia católica. Amén.
En tal caso, el ejercicio constante y perseverante de las virtudes, el entrenamiento de la voluntad y la oración pueden ayudar. Y si hay alguna adicción de por medio, conviene acudir a especialistas católicos (por favor, católicos) que le puedan ayudar. Por supuesto, le invitamos a seguir formándose en la Fe católica que compartimos. Dios la bendiga. La paz.
Luz Marina(26-04-2023)
He descubierto que, a pesar de haber experimentado la inmensidad del amor de Dios a mi corazón, sigo en rebeldía en contra de mi esposo. No lo soporto y reconozco mi pecado. Lucho contra eso pero siempre caigo.
En ocasiones es necesario aprender a amar en momentos difíciles. A ese respecto, la Iglesia Católica también tiene experiencia y formación disponible. Por ejemplo, en España, los retiros de Proyecto Amor Conyugal. También existen libros interesantes como los cinco lenguajes del amor o manzana para dos. En cualquier caso, Dios bendiga su matrimonio. La paz.
Emma(26-04-2023)
Señor y Padre Nuestro. En tus manos pongo la salud de mi esposo, te ruego que no sufra. Si tu quieres, que se alivie, que sea tu Voluntad y no la nuestra. Danos tu bendición.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria. Dios les bendiga y les tenga preparado el cielo. La paz.
Rosa(25-04-2023)
No olvido fácilmente las heridas del pasado.
Las heridas no se olvidan. O bien nos hunden, o bien se sanan con amor y nos hacen crecer. Dios quiere lo segundo, es el camino que Él escogió y por el que nos quiere llevar. Él fue injustamente herido, torturado y asesinado; pero resucitado y sanado por el Padre. ¡Ánimo!
Juan(25-04-2023)
Me ha costado mucho. He servido a Dios pero me he debilitado. Pendo de un hilo, pero quiero empezar de nuevo. Hagan sus oraciones por mí.
Esperamos que este curso le ayude a ello. Le invitamos a que persevere hasta el final. Rezamos por usted: Padre Nuestro, Ave María, Gloria. La paz.
Guillermo Vergara Lozano(16-04-2023)
Muy a pesar de nuestros pecados Él nos ama: ¡También está en ti, que eres bellísimo a los ojos de Dios! Como no enamorarnos... ¡Gloria a Dios!
¡Gloria a Dios!