¡Enhorabuena, has en­con­tra­do un te­so­ro! Este ar­tícu­lo es par­te de un cur­so que te in­vi­ta­mos a co­no­cer: Curso Católico.

Últimos co­men­ta­rios | Comentarios (pág.7)

Más co­men­ta­rios

Milagros(26-08-2021)
Te pido que ayu­des a mi ma­dre a cal­mar sus re­sen­ti­mien­tos, y a sa­nar su men­te y su co­ra­zón. Te pido Señor, dame fuer­za y sa­bi­du­ría para po­der su­perar es­tos pro­ble­mas.
Oremos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
Ana Lucía(26-08-2021)
Que be­lla re­fle­xión.
Nos ale­gra­mos de ello. La paz.
Agustín(26-08-2021)
Gracias, este cur­so nos da con­sue­lo y ga­nas de se­guir lu­chan­do a los que que­re­mos sa­lir del pe­ca­do. Tenemos un Dios que nos ama a pe­sar de nues­tras cai­das.
Sin duda, Él siem­pre nos ama. ¡Es una gran suer­te!
Antonio(25-08-2021)
Todos te­ne­mos una vo­ca­ción, hay que es­pe­rar el tiem­po… No es te­ner una pro­fe­sión de vida, la vo­ca­ción es ser re­li­gio­so, sa­cer­do­te, mon­je, fa­mi­lia o vida con­sa­gra­da a Dios (en ayu­da en tu pa­rro­quia, por ejem­plo) Para mí se que fue la vo­lun­tad de Dios… la vo­ca­ción de for­mar una fa­mi­lia ca­sán­do­me. ¡Feliz me sien­to!
Nos ale­gra­mos de ello. Santa Teresa de Lisieux lo re­su­mía así: Mi vo­ca­ción es el amor. Amor ex­pre­sa­do de for­mas di­fe­ren­tes, se­gún cada uno. La paz.
Antonio(24-08-2021)
La ver­dad es que te­ne­mos un sen­ti­do de la vida muy equi­vo­ca­do: nos he­mos de­ja­do en­ga­ñar por el mun­do. Nos he­mos me­ti­do en sus olas… y no he­mos vis­to que sa­lir a flo­te es es­tar con Dios y con la Santa Iglesia fun­da­da por Cristo nues­tro Señor a tra­vés de los após­to­les. ¡Hemos na­ci­do para amar y ala­bar a Dios!
Muy cier­to: amar a Dios y al pró­ji­mo. El amor, ex­pre­sa­do con un modo de vida di­fe­ren­te en cada uno, es la vo­ca­ción esen­cial de las per­so­nas. La paz.
Juliana(23-08-2021)
Hoy me inicio en este ca­mino. Dios ilu­mi­ne mi an­dar del día a día para po­der aho­na­dar en el mis­te­rio de su Amor.
Que así sea. ¡Ánimo!
Mary Montilla(23-08-2021)
Hace 9 años re­gre­se a la Iglesia gra­cias a un sa­cer­do­te que reali­zó cur­sos. Hoy pido ora­ción por mis hi­jas que no se quie­ren ca­sar. Agradezco está opor­tu­ni­dad de to­mar este cur­so y fe­li­ci­to a los sa­cer­do­tes que pen­sa­ron en es­tos cur­sos para afian­zar nues­tra fe des­de nues­tra casa, ya que en nues­tra pa­rro­quia solo hay la Santa Misa los do­min­gos y el ca­te­cis­mo para los ni­ños. Al sa­cer­do­te no le gus­ta que les en­se­ñen la Biblia, sino solo las ora­cio­nes esen­cia­les, pues en nues­tra pa­rro­quia hay más pro­tes­tan­tes que ca­tó­li­cos.
Una pena, ya que la Santa Biblia es esen­cial­men­te ca­tó­li­ca. Por su­pues­to, dán­do im­por­tan­cia tam­bién a la Tradición. Dios la ben­di­ga. La paz.
Albino Asorza Clemente(23-08-2021)
Soy ca­te­quis­ta en la Parroquia de Santa Ana. Estaba si­guien­do bien a Dios, pero de re­pen­te mi sen­tí sin áni­mo y em­pe­cé a des­ani­mar­me y ol­vi­dar­me de Dios; pero mi con­cien­cia me acu­sa­ba y no me de­ja­ba tran­qui­lo. Ahora quie­ro se­guir más que an­tes. Por fa­vor, ne­ce­si­to que me apo­yen con sus ora­cio­nes. Gracias.
Oremos to­dos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
José Sucuzhañay(20-08-2021)
Muy bue­nas toda las en­se­ñan­zas.
Nos ale­gra­mos de ello. La paz.
Felix Lopez(18-08-2021)
Lo más im­por­tan­te no es co­no­cer ni apren­der de lo es­cri­to. Entre más jo­ven es mas di­fí­cil es se­guir la en­se­ñan­za de Dios Jesucristo. Tengo 62 años y me tro­pie­zo en la mis­ma pie­dra que mis an­te­pa­sa­dos. Soy ca­tó­li­co y nací en el co­ra­zón de nues­tra Iglesia. Hace una se­ma­na mi con­fe­sión fue tan in­ten­sa: nun­ca en mi vida po­dre ol­vi­dar esa con­fe­sión. Yo es­cri­bo so­bre lo que he vi­vi­do y de­cla­ro ser el ma­yor pe­ca­dor de mi pue­blo. Necesito de la mi­se­ri­cor­dia de Dios. Que Dios ben­di­ga y guíe a to­dos los in­vo­lu­cra­dos en este tan ce­lo­so tra­ba­jo.
La con­fe­sión es sin duda un ma­nan­tial de la mi­se­ri­cor­dia y el amor de Dios. Le desea­mos lo me­jor. La paz.
Miguel Ángel Fabian Uyana Veloz(18-08-2021)
En mi de­bi­li­dad y an­gus­tia bus­co a Dios para mi li­be­ra­ción: su­fro de­bi­li­da­des en mis sen­ti­dos y en mi cuer­po. Conocí la mal­dad del pe­ca­do sien­do muy niño, pero creo fir­me­men­te en Dios y en la ora­ción de la Iglesia por la con­ver­sión de los pe­ca­do­res. Me ali­men­ta es­pi­ri­tual­men­te esta lec­tu­ra y ben­di­go a to­dos los que rea­li­zan esta obra para ayu­da de mu­chos que, como yo, la bus­ca­mos. La Santísima Trinidad les ben­di­ga. Amén.
¡Mucho áni­mo! Dios le ben­di­ga a us­ted tam­bién. La paz.
Humberto Maldonado(17-08-2021)
Hace un año vol­ví a bus­car a Dios des­pués de mu­cho tiem­po. Hoy es­toy sin tra­ba­jo y tuve que caer has­ta el fon­do para que­rer vol­ver: pido que re­cen por mí para que en­cuen­tre tra­ba­jo y, so­bre todo, para que Cristo en­tre has­ta en el úl­ti­mo rin­cón de mi vida y la trans­for­me se­gún su vo­lun­tad. Amén.
Oremos to­dos: Padre Nuestro. Ave María. Gloria.
María Eufemia(16-08-2021)
Espero que me sea de mu­cho apro­ve­cha­mien­to y apren­di­za­je.
Nosotros tam­bién. Mucho áni­mo. La paz.
Luzman Maria Buritica(13-08-2021)
Muchisimas gra­cias. Este ar­tícu­lo me ayu­dó mu­cho para com­pren­der me­jor el sen­ti­do de la cita. Es una ma­ne­ra muy cla­ra de en­se­ñar­nos que no de­be­mos que­dar­nos con lo ob­vio, sino que de­be­mos ir mas alla para bus­car real­men­te lo que nos dice la Palabra de Dios a cada uno en par­ti­cu­lar. Mil ben­di­cio­nes.
Es im­por­tan­te, como bien di­ces, dar­se cuen­ta que la Palabra de Dios nos ha­bla a cada uno en nues­tra vida. Es una pa­la­bra viva cuyo in­tér­pre­te es el Magisterio de la Iglesia Católica. ¡Ánimo!
Ludwig Arauno Balbuena(11-08-2021)
Muchas gra­cias por es­tos cua­tro pa­sos: pre­pa­ra­ción, lec­tu­ra, me­di­ta­ción y ora­ción. Una bue­na guía para po­der es­cu­dri­ñar las es­cri­tu­ras y po­der en­con­trar las res­pues­tas a nues­tras ora­cio­nes…
Nos ale­gra­mos de ello. Dios ha­bla a tra­vés de su Palabra y en la his­to­ria de cada uno. Aunque en oca­sio­nes cues­ta ver­lo… ¡Ánimo!
Samuel Isaac(11-08-2021)
A me­di­da que avan­zo en este cur­so me doy cuen­ta lo fal­to que es­toy del amor de Dios. Dios les ben­di­ga por esta obra.
Dios le ben­di­ga tam­bién a us­ted en su vida. ¡Ánimo!
Eduvina G. Calvo(11-08-2021)
Que amor más gran­de. Doy gra­cias in­fi­ni­tas a Dios por­que sin Él no soy na­die: Él es mi luz, mi es­pe­ran­za y mi vida. Amor con amor se paga. Señor au­men­ta mi Fe.
Sin duda, el amor de Dios por no­so­tros es su­bli­me. ¡Ánimo!
José F. Pichardo(10-08-2021)
Me ha gus­ta­do mu­chí­si­mo. Estos te­mas nos ayu­dan mu­cho a los que que­re­mos co­no­cer al Padre y al Hijo a tra­vés de la pa­la­bra. Felicidades.
Nos ale­gra­mos de ello. Dios le ben­di­ga. La paz.
Harold(09-08-2021)
Afirmar que ser sol­te­ro es vi­vir para uno es un error. Hay gen­te que se de­di­ca al ser­vi­cio a los de­más sien­do sol­te­ros, pues el que pre­ten­da guar­dar su vida, la per­de­rá; y el que la pier­da, la re­co­bra­rá (Lucas 17, 33). En esta cita cla­ra­men­te se in­ter­pre­ta in­co­rrec­ta­men­te, ya que ya sea un sa­cer­do­te, re­li­gio­sa, o lai­co de­di­ca­do a una obra so­cial es­tán per­dien­do su vida por amor a Dios. Por eso unos se ha­cen cé­li­bes por el Reino de Dios.
Buenos días. Me pa­re­ce que es­ta­mos de acuer­do. Aquí nom­bra­mos a lo que us­ted se re­fie­re (soltero de­di­ca­do a Dios) como cé­li­be y lla­ma­mos sol­te­ro (sin más) a la per­so­na que se de­di­ca a vi­vir su vida a su aire de­ja­do de lado a Dios y a los de­más (en el sen­ti­do cris­tiano, na­die deja de lado a los de­más del todo). De he­cho, de­ci­mos en el ar­tícu­lo, con­fir­man­do su for­ma de ver­lo: Sin em­bar­go, hay per­so­nas a las que Dios lla­ma a mos­trar su amor con to­dos los hom­bres de una for­ma mu­cho más di­rec­ta. Y lo hace a tra­vés del sa­cer­do­cio o la vir­gi­ni­dad con­sa­gra­da a Dios: sa­cer­do­tes, mon­jes, mon­jas, vír­ge­nes con­sa­gra­das, cé­li­bes, etc. Estos vi­ven el ce­li­ba­to mien­tras ha­cen pre­sen­te a Dios y a su amor de for­ma fí­si­ca en la so­cie­dad ac­tual. Y esto es lo que vi­vió San Pablo, que de­cía: Deseo que to­dos los hom­bres fue­ran como yo mis­mo. Pero cada cual tie­ne su pro­pio don de Dios, unos de un modo y otros de otro (1 Corintios 7, 7b). Gracias por su co­men­ta­rio, que es­pe­ra­mos acla­ren esta duda a fu­tu­ros lec­to­res.
Abel Alcántara(08-08-2021)
Lo em­pe­cé de nue­vo por­que ya lle­va­ba 5 ca­pí­tu­los pero em­pe­cé a ha­cer todo lo con­tra­rio: es­tar in­tere­sa­do más en otras co­sas me­nos en Dios. Gracias a Dios que Él siem­pre me hace re­cor­dar que no debo ol­vi­dar las lec­tu­ras, pues an­tes no iba a Misa dia­ria y aho­ra ya voy. Entre más me da Dios, más le doy yo, y Dios siem­pre me da más aún.
Nos ale­gra­mos de ello. Mucho áni­mo en su vida de Fe. Recuerde que Dios siem­pre nos da otra opor­tu­ni­dad… ¡No la des­apro­ve­che­mos! La paz.
Gonzalo(08-08-2021)
Necesito este cur­so para po­der en­ten­der el Evangelio.
Esperamos que este cur­so gra­tui­to le ayu­de a ello, en es­pe­cial el ca­pí­tu­lo 2 com­ple­to. La paz.
Nelson Mardones(07-08-2021)
Hace mu­cho tiem­po que hice el cur­so. Él en­tró en toda mi vida es­pi­ri­tual y so­bre­to­do con­sa­gra­do a nues­tro Señor por me­dio de María, la vida se lle­na de más amor, pues Él nos en­vía es­tas ben­di­cio­nes a nues­tro ca­mino. Lo ten­go gra­ba­do en mi te­lé­fono, pues se que Dios está pre­sen­te en sus lec­cio­nes, por­que nos ama. Una for­ma de co­rres­pon­der a este gran amor es ali­men­tar­nos de su Cuerpo y apren­der de sus en­se­nan­zas para imi­tar­lo y ser cada día me­jo­res dis­cí­pu­los y sier­vos fie­les de su Amor.
En eso es­ta­mos to­dos, en se­guir­lo a Él y ser dis­cí­pu­los apren­dien­do de su Amor y su sa­bi­du­ría. ¡Ánimo!
Enrique Zapata(07-08-2021)
Gracias, lo an­da­ba bus­can­do para ini­ciar con una fa­mi­lia que se quie­re ha­cer ca­tó­li­ca, y Dios me tra­jo aquí.
Nos ale­gra­mos y es­pe­ra­mos que su mi­sión ten­ga éxi­to. ¡El amor de Dios me­re­ce la pena!
F. Javier(06-08-2021)
El po­der de Dios se ma­ni­fies­ta tam­bién en los mi­la­gros, que tie­nen una fi­na­li­dad sa­na­do­ra y sal­va­do­ra. Los diag­nós­ti­cos mé­di­cos son in­ape­la­bles.
Cierto. El pro­ble­ma es que hay que co­no­cer­los. La paz.
Carmen(05-08-2021)
Es ver­dad. Muchas ve­ces cree­mos que es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien, pero con es­tás re­fle­xio­nes nos da­mos cuen­ta que no todo está bien… Y sí, nun­ca es tar­de para cam­biar con la ayu­da de Dios.
Así es. El sa­bio siem­pre se exa­mi­na a la luz de la Fe. Dios la ben­di­ga.
Maricarmen González(02-08-2021)
Me de­ci­dí a lle­var este cur­so por­que sien­to que lo ne­ce­si­to para avan­zar y co­no­cer más so­bre mi re­li­gión. Así po­dré acer­car­me a Él sin du­das.
¡Ánimo! Esperamos que le sea útil. Sin em­bar­go, la duda siem­pre es­ta­rá, por­que Dios nos quie­re li­bres. Y la li­ber­tad im­pli­ca una de­ci­sión. ¡Ánimo! ¡Merece la pena!
Viviana(02-08-2021)
¡Este cur­so es bue­ní­si­mo, ver­da­de­ra­men­te!
¡Nos ale­gra oir eso! ¡La paz!
Lizandro(31-07-2021)
Me gus­ta­ría re­ci­bir este cur­so.
El cur­so está dis­po­ni­ble on­li­ne en esta mis­ma pá­gi­na web, y a tra­vés de un li­bro en Amazon. La paz.
Beatriz, Puerto Rico(30-07-2021)
Las tres ex­pe­rien­cias del amor de Dios pre­sen­ta­das en los vi­deos fue­ron muy im­pac­tan­tes. Captó mu­cho mi aten­ción la ex­pe­rien­cia de Ada, una chi­ca que hace su con­ver­sión y acer­ca­mien­to a la Fe aún cuan­do nun­ca na­die le ha­bía ha­bla­do de Dios. Así hay mu­chas per­so­nas que no han co­no­ci­do a Dios, a las que nun­ca les han ha­bla­do de Él y, por tan­to, no han po­di­do ex­pe­ri­men­tar en sus vi­das su ma­ra­vi­llo­so amor. Fascinante este tema. Bendiciones.
Por eso, como se verá en una sec­ción del cur­so mu­cho más ade­lan­te, la Evangelización es fun­da­men­tal. ¿Cómo amar lo que no se co­no­ce? ¡Demos a co­no­cer al Amor!
Amadeus(30-07-2021)
No aca­bo de ver bien desa­rro­lla­dos es­tos ar­gu­men­tos. Una pena.
Saludos. Desarrollamos mu­cho más es­tos ar­gu­men­tos en la sec­ción de apo­lo­gé­ti­ca (click aquí), que se com­po­ne de tres ar­tícu­los: Dios exis­te, si Dios exis­te es bueno, y si Dios es bueno es el Cristiano. Esperamos que es­tas sec­cio­nes le ayu­den a com­pren­der el pen­sa­mien­to ca­tó­li­co con ma­yor pro­fu­ni­dad. La paz.