1.1 Dios exis­te

Al prin­ci­pio creó Dios el cie­lo y la tie­rra.
- Génesis 1, 1

Introducción ¿Crees en Dios pero no sa­bes muy bien cómo de­fen­der su exis­ten­cia? ¿Te plan­teas du­das so­bre si Dios pue­de ser de­mos­tra­do? ¿Tienes in­te­rés en apren­der más so­bre las “pistas” que Dios deja a nues­tro al­re­de­dor? Existen mu­chí­si­mos ar­gu­men­tos a fa­vor de la exis­ten­cia de Dios y abar­car­los to­dos en pro­fun­di­dad se­ría una ta­rea ti­tá­ni­ca fue­ra de nues­tro al­can­ce. Sin em­bar­go, po­de­mos es­bo­zar los ar­gu­men­tos ló­gi­cos más re­le­van­tes que nos lle­van a Él con el fin de asen­tar una base ar­gu­men­ta­ti­va más só­li­da. Concretamente va­mos a ex­pli­car, aun­que sea un poco por en­ci­ma, los si­guien­tes ar­gu­men­tos que nos lle­van a con­cluir que Dios exis­te:

  1. Argumento cos­mo­ló­gi­co o de las cau­sas efi­cien­tes
  2. Argumento del pri­mer mo­tor in­mó­vil
  3. Argumento de los gra­dos de per­fec­ción
  4. Argumento te­leo­ló­gi­co
  5. Argumento del di­se­ño in­te­li­gen­te
  6. Argumento de la efi­ca­cia ma­te­má­ti­ca irra­zo­na­ble
  7. Argumento del ajus­te fino
  8. Argumento mo­ral
  9. Argumento de la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa
  10. Argumento on­to­ló­gi­co
  11. Argumento del alma
  12. Argumento de la ra­zón
  13. Argumento de la ne­ce­si­dad
  14. Argumento de la exis­ten­cia
  15. Argumento de la su­fi­cien­cia de ar­gu­men­tos

Es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que para en­ten­der al­gu­nos de es­tos ar­gu­men­tos se re­quie­ren de cier­tos co­no­ci­mien­tos fi­lo­só­fi­cos y fí­si­cos. Sin em­bar­go… ¡No te rin­das! ¡El ca­mino de la Verdad con­du­ce inexo­ra­ble­men­te ha­cia Él!

Argumento cos­mo­ló­gi­co o de las cau­sas efi­cien­tes El ar­gu­men­to cos­mo­ló­gi­co sos­tie­ne que todo lo que em­pie­za a exis­tir tie­ne una cau­sa fí­si­ca. Y esta cau­sa, si ha em­pe­za­do a exis­tir tam­bién, tie­ne a su vez otra cau­sa. Y así su­ce­si­va­men­te re­mon­tán­do­nos has­ta la cau­sa pri­me­ra: la cau­sa del Big Bang (o cual­quier otra teo­ría cien­tí­fi­ca del inicio del uni­ver­so con­si­de­ra­da vá­li­da). Se tra­ta­ría de una cau­sa in­cau­sa­da, pues se­ría cau­sa de la ma­te­ria y del pro­pio con­ti­nuo es­pa­cio­tiem­po: Dios.

  1. Todo lo que co­mien­za a exis­tir tie­ne una cau­sa.
  2. El uni­ver­so co­men­zó a exis­tir.
  3. El uni­ver­so tie­ne una cau­sa que le hizo exis­tir: Dios.

Validando la pri­me­ra pre­mi­sa, he­mos de des­ta­car que la pro­pia cien­cia se basa en el prin­ci­pio de cau­sa­li­dad (o ley de cau­sa-efec­to). Sobre la se­gun­da pre­mi­sa, te­ne­mos va­rias le­yes fí­si­cas que apo­yan la va­li­dez de esta pre­mi­sa. Una de ellas se­ría el se­gun­do prin­ci­pio de la ter­mo­di­ná­mi­ca que pos­tu­la que “la can­ti­dad de en­tro­pía del uni­ver­so tien­de a in­cre­men­tar­se en el tiem­po”, o lo que es lo mis­mo, que el uni­ver­so va a que­dar­se en un fu­tu­ro sin ener­gía para uti­li­zar. Como aún tie­ne ener­gía, como po­de­mos com­pro­bar, se con­clu­ye que su exis­ten­cia pa­sa­da es fi­ni­ta.

Destacar ade­más que no es ad­mi­si­ble que la se­rie de cau­sas pu­die­ra ser in­fi­ni­ta, ya que eso im­pli­ca­ría una pa­ra­do­ja real: Si el uni­ver­so es tem­po­ral­men­te in­fi­ni­to (para po­der con­tem­plar in­fi­ni­tas cau­sas), no se pue­de lle­gar al mo­men­to pre­sen­te. Para ello, an­tes debe pa­sar por un pe­rio­do in­fi­ni­to de tiem­po (y el in­fi­ni­to, por de­fi­ni­ción, no tie­ne fin). Sin em­bar­go, como es­ta­mos vi­vien­do el tiem­po pre­sen­te, no pue­de es­ta­ble­cer­se una su­ce­sión de cau­sas in­fi­ni­tas. Además, la cien­cia ha cal­cu­la­do la edad del uni­ver­so, cuyo na­ci­mien­to está de­mos­tra­do.

Es im­por­tan­te sa­ber que no tie­ne sen­ti­do pre­gun­tar­se “¿Si todo tie­ne que te­ner al­gu­na cau­sa, en­ton­ces Dios de­be­ría te­ner una cau­sa?”. Dios debe ser por de­fi­ni­ción la cau­sa sin cau­sa, por ser un ser di­vino que está “por fue­ra” del es­pa­cio y del tiem­po, al ha­ber sido es­tos crea­dos por Él. Además, esto sim­ple­men­te “retrasaría un paso” el pro­ble­ma: si­gue sin ser po­si­ble que haya una su­ce­sión de in­fi­ni­tas cau­sas. Al fi­nal debe ha­ber una cau­sa pri­me­ra: esa es Dios.

¿Por qué Dios y no un “algo abs­trac­to”? Porque la cau­sa del uni­ver­so debe ser in­ma­te­rial, atem­po­ral, no es­pa­cial y enor­me­men­te po­de­ro­sa, pues la cau­sa del uni­ver­so creó el es­pa­cio, el tiem­po y la ma­te­ria. Además, debe ser in­te­li­gen­te (pues la crea­ción tie­ne unas le­yes fí­si­cas que la or­de­nan) y te­ner vo­lun­tad (para que­rer crear el uni­ver­so que an­tes no exis­tía). Es de­cir, debe ser un “ser per­so­nal”: Dios.

Argumento del pri­mer mo­tor in­mó­vil El ar­gu­men­to del pri­mer mo­tor in­mó­vil sos­tie­ne que Dios es el mo­tor pri­me­ro de to­das las co­sas, y se basa ac­tual­men­te en las le­yes fí­si­cas de la ter­mo­di­ná­mi­ca. El ar­gu­men­to con­clu­ye que Dios fue el que “puso en mar­cha” el uni­ver­so, como si de una enor­me y pre­ci­sa ti­ra­da de bi­llar se tra­ta­ra.

  1. Existen co­sas que se mue­ven en el mun­do.
  2. Para que algo se mue­va debe te­ner un “motor”: algo que lo mue­va.
  3. Los “motores” ne­ce­si­tan a su vez de otro “motor” que los mue­va ini­cial­men­te.
  4. No pue­de ha­ber una su­ce­sión in­fi­ni­ta de “motores”.
  5. Así pues, hay algo que mue­ve sin ser mo­vi­do por nada, un pri­mer mo­tor: Dios.

Las crí­ti­cas a este ar­gu­men­to in­ci­den en que Dios ne­ce­si­ta­ría tam­bién de un mo­tor, pero Dios es el mo­tor de sí mis­mo por su pro­pia vo­lun­tad, da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas di­vi­nas y el he­cho de no es­tar su­je­to a las le­yes fí­si­cas a las que el uni­ver­so si está su­je­to.

Argumento de los gra­dos de per­fec­ción Este ar­gu­men­to prue­ba la exis­ten­cia de Dios a par­tir de la ob­ser­va­ción de los gra­dos de per­fec­ción, enun­cian­do que Dios es la fuen­te de to­dos los atri­bu­tos bue­nos. Los atri­bu­tos ma­los se­rían sim­ple­men­te au­sen­cia de los atri­bu­tos bue­nos (por ejem­plo, la os­cu­ri­dad no exis­te sino sólo como au­sen­cia de luz, que sís es por sí mis­ma). Se enun­cia de la si­guien­te for­ma:

  1. Las co­sas pue­den ser “más o me­nos” de al­gún atri­bu­to (buenas, be­llas, ver­da­de­ras, etc).
  2. “Más o me­nos” es el sen­ti­do que le da­mos se­gún se apro­xi­men al gra­do má­xi­mo de per­fec­ción en di­cho atri­bu­to.
  3. Existe pues, algo que es ab­so­lu­ta­men­te per­fec­to por me­dio de lo cual se mide lo “más o me­nos”.
  4. Esta reali­dad ab­so­lu­ta­men­te per­fec­ta es Dios.

Respecto a este ar­gu­men­to hay que men­cio­nar que lo per­fec­to no es un mero mo­de­lo men­tal, pues re­co­no­ce­mos por ejem­plo que la be­lle­za “está” en lo que ve­mos, no en no­so­tros. Tampoco es via­ble que exis­ta una mul­ti­pli­ci­dad de “seres” per­fec­tos, pues el pro­pio atri­bu­to de per­fec­ción exi­ge que sea uno solo.

Argumento te­leo­ló­gi­co Argumenta la exis­ten­cia de Dios ba­sán­do­se en la idea de fi­na­li­dad, es de­cir, del fin al que es­ta­mos to­dos lla­ma­dos a cum­plir: el que da sen­ti­do a la vida y a las co­sas.

  1. Todo tien­de a un fin, in­clu­so los se­res que ca­re­cen de co­no­ci­mien­to (por ejem­plo una fru­ta es para ser ali­men­to y me­dio de re­pro­duc­ción).
  2. Lo que “no es ca­paz de co­no­cer” ha de ten­der ha­cia un fin di­ri­gi­do for­zo­sa­men­te por al­guien “que es ca­paz de co­no­cer”.
  3. La se­rie de se­res ca­pa­ces de co­no­cer y que lle­van a buen fin las co­sas, que a su vez tam­bién tie­nen un fin pro­pio, no pue­de ser in­fi­ni­ta.
  4. Existe un ser in­te­li­gen­te que di­ri­ge to­das las co­sas na­tu­ra­les a su fin, y que se con­vier­te en el fin ab­so­lu­to de todo: este es Dios.

Así pues, que las co­sas no ten­gan un mero con­jun­to caó­ti­co de pro­pie­da­des, sino que es­tas pro­pie­da­des es­tén re­la­cio­na­das y di­ri­jan a las co­sas ha­cia un fin “de exis­ten­cia”, prue­ba la exis­ten­cia de un di­rec­tor úl­ti­mo: Dios.

Argumento del di­se­ño in­te­li­gen­te Este ar­gu­men­to po­see dis­tin­tas va­ria­cio­nes, pero en esen­cia se pue­de enun­ciar como se ex­po­ne a con­ti­nua­ción. Destacar que “X” se pue­de re­fe­rir a mul­ti­tud de co­sas que mues­tran cla­ra­men­te una fal­ta de azar en su com­ple­ja com­po­si­ción: el uni­ver­so, el pro­ce­so evo­lu­ti­vo, el pro­pio ser hu­mano (principio an­tró­pi­co), etc.

  1. “X” es de­ma­sia­do com­ple­jo como para ha­ber ocu­rri­do al azar.
  2. Por lo tan­to “X” debe de ha­ber sido crea­do por un ser in­te­li­gen­te.
  3. Dios es el úni­co ser in­te­li­gen­te ca­paz de crear “X”.
  4. Por lo tan­to Dios exis­te.

El pri­mer ra­zo­na­mien­to pre­sen­ta la crí­ti­ca de pre­su­po­ner y asu­mir pre­via­men­te que un pro­ce­so alea­to­rio no pue­de lle­var a com­ple­ji­dad de “X”, lo cual in­va­li­da­ría la ar­gu­men­ta­ción. Sin em­bar­go, exis­ten abru­ma­do­ras evi­den­cias em­pí­ri­cas (la com­ple­ji­dad de to­das las fór­mu­las fí­si­cas y pro­ce­sos bio­ló­gi­cos des­cu­bier­tos has­ta la fe­cha por la cien­cia) de que la pre­mi­sa es cier­ta y apli­ca­ble en mul­ti­tud de ca­sos.

Otra crí­ti­ca es pen­sar que para que “X” ocu­rra, la úni­ca al­ter­na­ti­va al di­se­ño es que haya ocu­rri­do al azar, ar­gu­men­tan­do que tam­bién hay pro­ce­sos na­tu­ra­les no alea­to­rios, por ejem­plo de “selección na­tu­ral” en la teo­ría de la evo­lu­ción. Pero bajo esta no-alea­to­rie­dad, sub­ya­ce un pro­ce­so ini­cial alea­to­rio (unión ató­mi­ca para ge­ne­rar mo­lé­cu­las, y unión mo­le­cu­lar para ge­ne­rar cé­lu­las, en este ejem­plo) que al fi­nal desem­bo­ca de for­ma “irrazonable” en la ge­ne­ra­ción de un pro­ce­so no-alea­to­rio.

Argumento de la efi­ca­cia ma­te­má­ti­ca irra­zo­na­ble Las ma­te­má­ti­cas pa­re­cen a to­das lu­ces el len­gua­je em­plea­do por Dios para or­de­nar el mun­do. Más allá de qué sím­bo­los y nom­bres po­ne­mos a los con­cep­tos ma­te­má­ti­cos, la reali­dad se ajus­ta de for­ma irra­zo­na­ble­men­te pre­ci­sa al mun­do na­tu­ral. Teniendo en cuen­ta que esto no tie­ne por qué ser así, se pue­de enun­ciar:

  1. Si Dios no exis­te y el mun­do no ha sido di­se­ña­do con un fin, la apli­ca­bi­li­dad de las ma­te­má­ti­cas se­ría una im­pro­ba­bi­lí­si­ma coin­ci­den­cia ais­la­da.
  2. La apli­ca­bi­li­dad de las ma­te­má­ti­cas se co­rro­bo­ra una y otra vez: no es una coin­ci­den­cia ais­la­da.
  3. Por lo tan­to, el uni­ver­so tie­ne un di­se­ño y un fin; y Dios exis­te.

Se tra­ta pues de una mez­cla y apli­ca­ción de los ar­gu­men­tos te­leo­ló­gi­cos y del di­se­ño in­te­li­gen­te a un área fun­da­men­tal de la cien­cia y la reali­dad: las ma­te­má­ti­cas.

Argumento del ajus­te fino Este ar­gu­men­to par­te de la base de que en el uni­ver­so exis­ten una se­rie de cons­tan­tes fí­si­cas (carga del elec­trón, cons­tan­te de gra­vi­ta­ción uni­ver­sal, re­la­ción en­tre las fuer­zas bá­si­cas, etc) que es­tán ajus­ta­das de ma­ne­ra que pue­da exis­tir la vida. Una li­ge­rí­si­ma va­ria­ción en al­gu­na de esas cons­tan­tes im­pe­di­ría la vida e in­clu­so la pro­pia for­ma­ción del uni­ver­so co­no­ci­do. Por lo tan­to, tie­ne que exis­tir al­guien que pre­de­ter­mi­nó di­chas cons­tan­tes: Dios.

La con­tra-ar­gu­men­ta­ción nos dice que se ig­no­ra el ran­go de va­ria­ción de al­gu­na de esas cons­tan­tes que tam­bién po­drían per­mi­tir la vida (fuera del va­lor ac­tual), por lo que su­pues­ta­men­te se­rían po­si­bles mu­chas com­bi­na­cio­nes que re­sul­ta­ran en la vida. Destacar sin em­bar­go, que el ran­go de “vida” de es­tas cons­tan­tes debe es­tar for­zo­sa­men­te aco­ta­do in­fe­rior y su­pe­rior­men­te, de­bi­do a las gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias fí­si­cas que su­po­nen los va­lo­res ex­tre­mos. Así pues, y dado que el con­jun­to de di­chos va­lo­res es in­fi­ni­to, exis­te una pro­ba­bi­li­dad in­fi­ni­ta­men­te ma­yor de que bajo una elec­ción alea­to­ria el re­sul­ta­do sea no-vida. Pero exis­te la vida, lue­go el ar­gu­men­to se man­tie­ne vá­li­do.

Argumento mo­ral Se basa en la co­ne­xión que exis­te en­tre Dios y los va­lo­res mo­ra­les ob­je­ti­vos (que no sub­je­ti­vos pues es­tos no son va­lo­res mo­ra­les). Se ar­gu­men­ta que si los va­lo­res mo­ra­les ob­je­ti­vos exis­ten, en­ton­ces Dios exis­te:

  1. Si Dios no exis­te, en­ton­ces los va­lo­res ob­je­ti­vos no exis­ten (solo los sub­je­ti­vos).
  2. Los va­lo­res mo­ra­les ob­je­ti­vos exis­ten y son bá­si­cos (conciencia, etc).
  3. Luego Dios exis­te como “esencia” de los va­lo­res mo­ra­les ob­je­ti­vos.

Según este ar­gu­men­to, los ateos pue­den ser bue­nos sin creer en Dios, pero no po­drían ser bue­nos sin Dios. La úni­ca for­ma de des­ha­cer este ar­gu­men­to es re­la­ti­vi­zar los va­lo­res mo­ra­les, ar­gu­men­tan­do que es­tos no son ab­so­lu­tos sino re­la­ti­vos y de­pen­dien­tes de mu­chos fac­to­res. Esto im­pli­ca de­cir real­men­te que todo está per­mi­ti­do, por­que no hay un ab­so­lu­to que pon­ga un con­jun­to de va­lo­res so­bre otros. Es de­cir, no exis­te una ac­ción que sea co­rrec­ta o in­co­rrec­ta y, por tan­to, ob­je­ti­va­men­te todo está per­mi­ti­do.

Pero en la prác­ti­ca po­de­mos ob­ser­var que gue­rras, ho­lo­caus­tos, ge­no­ci­dios, etc, son cla­ra­men­te con­de­na­dos por to­dos. Es más, in­clu­so los per­pe­tra­do­res se auto-jus­ti­fi­can ape­lan­do a al­gún tipo de ar­gu­men­to que de­fien­da la bon­dad de sus ac­tos (aunque lo ha­gan de for­ma erró­nea, y no sea en ab­so­lu­to una jus­ti­fi­ca­ción). Así pues, hay una par­te de la es­ca­la mo­ral co­mún y ab­so­lu­ta para to­dos: Dios exis­te.

Argumento de la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa Es un ar­gu­men­to in­duc­ti­vo, ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa de mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. De for­ma con­den­sa­da, el ar­gu­men­to se des­cri­be así:

  1. Cuando al­guien tie­ne una ex­pe­rien­cia de algo, lo nor­mal y acer­ta­do es pen­sar que ese “algo” exis­te.
  2. En to­das las épo­cas y con­tex­tos so­cia­les mu­chas per­so­nas han te­ni­do ex­pe­rien­cia de Dios.
  3. Por lo tan­to, es ra­zo­na­ble pen­sar que Dios exis­te, en base a aque­llos que han te­ni­do di­cha ex­pe­rien­cia.

Como to­dos los ar­gu­men­tos in­duc­ti­vos, el re­sul­ta­do no es de­ter­mi­nan­te al 100%, pero sí al­ta­men­te fia­ble. Por ejem­plo, si hay 1000 per­so­nas en un tea­tro y solo una ve una gui­ta­rra en el es­ce­na­rio, es pro­ba­ble que esa per­so­na esté equi­vo­ca­da. Sin em­bar­go, si hay 900 per­so­nas que tam­bién ven la gui­ta­rra, lo más ra­zo­na­ble es pen­sar que exis­te, y que las 100 res­tan­tes es­tán sen­ta­das en un án­gu­lo que les im­pi­de ver­la (por las pa­re­des o el te­lón). Lo mis­mo se pue­de apli­car a la exis­ten­cia de Dios.

Argumento on­to­ló­gi­co El ar­gu­men­to on­to­ló­gi­co es un ar­gu­men­to con­cep­tual que tra­ta de de­mos­trar la exis­ten­cia de Dios como algo in­trín­se­co a sus pro­pie­da­des y a la ló­gi­ca. Es, en el fon­do, de­cir que si la ló­gi­ca exis­te es por­que Dios exis­te. Se enu­me­ra de la si­guien­te for­ma:

  1. Conceptualmente, Dios es el ser más gran­de y per­fec­to del que se pue­de pen­sar.
  2. Uno de los atri­bu­tos de la per­fec­ción es la pro­pia exis­ten­cia. Sin exis­ten­cia algo no es per­fec­to, por­que no es.
  3. Así pues, es im­po­si­ble que Dios no exis­ta si se de­fi­ne como per­fec­to: Dios exis­te.

Las crí­ti­cas man­tie­nen que este ra­zo­na­mien­to pue­da apli­car­se a cual­quier cosa, cam­bian­do la pa­la­bra “Dios” por lo que se quie­ra. Sin em­bar­go, no es más que un cam­bio de ter­mi­no­lo­gía que asig­na­ría a ese nue­vo “objeto” to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas de Dios. Es de­cir, es un mero cam­bio ter­mi­no­ló­gi­co.

Argumento del alma Este ar­gu­men­to sur­gió para con­tra­rres­tar la idea de que lo úni­co que exis­te es la reali­dad pal­pa­ble, y que fue­ra de lo fí­si­co no exis­te nada. Esta co­rrien­te sos­tie­ne que el ce­re­bro es lo úni­co que exis­te y que eso de “pensar” es un pro­ce­so pu­ra­men­te fí­si­co. Si esto fue­ra cier­to no po­dría­mos di­fe­ren­ciar en­tre el pro­ce­so bio­ló­gi­co del ce­re­bro y cual­quier otro. Tampoco tie­ne sen­ti­do la sub­je­ti­vi­dad, el pen­sa­mien­to o el “yo”. Todo eso no exis­te: exis­te solo el pro­ce­so bio­ló­gi­co. Por lo tan­to, no se pue­de ex­pli­car el con­cep­to de con­cien­cia en ge­ne­ral ni la auto-con­cien­cia (el que yo sea yo, y no otro). Además esto nie­ga el li­bre al­be­drío (que se­ría una sim­ple ilu­sión) y ha­ría no fia­ble a la cien­cia (que no ten­dría un ra­zo­na­mien­to in­te­li­gen­te).

Sin em­bar­go, la ra­cio­na­li­dad es un as­pec­to fun­da­men­tal e in­ne­ga­ble de nues­tra exis­ten­cia, y no es ex­pli­ca­ble en su to­ta­li­dad fí­si­ca­men­te, pues la con­for­man mu­chos pro­ce­sos que no son cau­sa-efec­to (intenciones, auto-con­cien­cia, li­bre al­be­drío, ra­zo­na­mien­to, sub­je­ti­vi­dad, etc). Existe una par­te de la ra­cio­na­li­dad que no es fí­si­ca u ob­je­ti­va, sino sub­je­ti­va e in­ma­te­rial. Esa par­te no se rige por las le­yes fí­si­cas, pues no es ma­te­rial. Por tan­to, “alguien” ha de ha­ber crea­do y pues­to esa par­te in­ma­te­rial ahí. Y ese al­guien sólo pue­de ser Dios.

Argumento de la ra­zón El ar­gu­men­to de la ra­zón nie­ga la ra­zo­na­bi­li­dad de cual­quier ar­gu­men­to ateo em­plean­do la esen­cia pro­pia del ateís­mo: la inexis­ten­cia de Dios. Así pues, si no hay in­te­li­gen­cia de­trás del uni­ver­so, na­die ha di­se­ña­do mi ce­re­bro con el fin de que pue­da al­can­zar la ver­dad. Los áto­mos den­tro del crá­neo al or­ga­ni­zar­se de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da pro­vo­can una sen­sa­ción a la que lla­ma­mos pen­sa­mien­to. Pero esa sen­sa­ción po­dría ser cual­quier otra, y po­dría ser ca­paz de al­can­zar la ver­dad o po­dría no ser­lo. No lo po­de­mos sa­ber. En tal caso… ¿Puedo con­fiar en mi pro­pio pen­sa­mien­to para en­con­trar la ver­dad, si mi pen­sa­mien­to son me­ros áto­mos bai­lan­do al azar? No pue­do. Y si no pue­do con­fiar en mi pro­pio pen­sa­mien­to, no pue­do con­fiar en los ar­gu­men­tos que lle­van al ateís­mo. Solo pue­do creer en la ca­pa­ci­dad del pen­sa­mien­to para al­can­zar la ver­dad si Dios lo ca­pa­ci­ta para ello. Así pues, nun­ca pue­do uti­li­zar el pen­sa­mien­to para ne­gar a Dios de for­ma vá­li­da y, por tan­to, la úni­ca op­ción fia­ble es que Dios exis­te.

Argumento de la ne­ce­si­dad Este ar­gu­men­to na­ció a par­tir de la pre­mi­sa de que los se­res hu­ma­nos crea­ron o se in­ven­ta­ron un “Dios” para te­ner paz men­tal, “satisfacer” sus ne­ce­si­da­des y cum­plir sus de­seos (explicando así la pre­sen­cia de las mi­les de dei­da­des a tra­vés de los si­glos y las cul­tu­ras). Sin em­bar­go, esta mis­ma “necesidad” de Dios es una prue­ba más de la exis­ten­cia de Dios.

Las cria­tu­ras no na­cen con de­seos a me­nos que exis­ta un modo de sa­tis­fa­cer­los. Por ejem­plo, si sen­ti­mos ham­bre, hay co­mi­da. O agua para la sed. O las re­la­cio­nes y el “otro” para la ne­ce­si­dad de amar y ser ama­dos. El he­cho de que a lo lar­go de la his­to­ria ha­yan exis­ti­do mi­les de dei­da­des de­mues­tra una cla­ra ne­ce­si­dad de Dios. Y si la ne­ce­si­dad de Dios está, es por­que exis­te una sa­tis­fac­ción de esa ne­ce­si­dad: Dios exis­te.

Argumento de la exis­ten­cia Es una va­ria­ción del ar­gu­men­to de la ne­ce­si­dad, pues lo mis­mo ocu­rre con la exis­ten­cia. Si Dios nun­ca hu­bie­se exis­ti­do, no­so­tros no lo sa­bría­mos y nun­ca nos pre­gun­ta­ría­mos por Él. La luz, por ejem­plo, si nun­ca hu­bie­se exis­ti­do no ha­bría­mos desa­rro­lla­do ojos y no nos pre­gun­ta­ría­mos co­sas como: “¿Existe la luz?”, “¿Qué es la luz?”, “¿Qué es ver?”, “¿Por qué no pue­do ver?”. Por lo tan­to, el mero he­cho de que pen­se­mos so­bre la exis­ten­cia de Dios apun­ta a que exis­te, pues en caso con­tra­rio no hu­bie­se exis­ti­do la ne­ce­si­dad de pre­gun­tar­nos so­bre Él.

Nótese que no ha­bla­mos de con­cep­tos com­pues­tos, de­ri­va­dos o trans­for­ma­cio­nes de con­cep­tos sim­ples. Este ar­gu­men­to no se­ría apli­ca­ble, como pre­ten­den ha­cer creer al­gu­nos, a la exis­ten­cia de co­sas como “el mons­truo del es­pa­gue­ti vo­la­dor”, “aliens”, etc. Estos con­cep­tos son com­pues­tos, de­ri­va­dos o trans­for­ma­cio­nes de otros con­cep­tos ele­men­ta­les mu­cho más sim­ples y bá­si­cos, que son los que se apli­can en el ar­gu­men­to de exis­ten­cia.

Argumento de la su­fi­cien­cia de ar­gu­men­tos Muchos tien­den a des­es­ti­mar gran par­te o la to­ta­li­dad de los ar­gu­men­tos pre­sen­ta­dos por mo­ti­vos, de­ta­lles y pun­tua­li­za­cio­nes no muy con­tun­den­tes, que si hu­bie­ran sido apli­ca­das al res­to de la cien­cia en ge­ne­ral esta no ha­bría avan­za­do casi nada en mu­chas de sus ra­mas. Esto no qui­ta ve­ra­ci­dad a to­dos esos con­tra-ar­gu­men­tos, que sir­ven para ir re­fi­nan­do toda la ar­gu­men­ta­ción en fa­vor de la exis­ten­cia de Dios. Sin em­bar­go, es ló­gi­co pen­sar que si en otras ra­mas de la cien­cia se asu­men como cier­tas y se apli­can en la prác­ti­ca teo­rías y me­to­do­lo­gías mu­cho me­nos pro­ba­das y ar­gu­men­ta­das que es­tas, las que de­fien­den la exis­ten­cia de Dios son mu­cho más ra­zo­na­ble­men­te asu­mi­bles. No pa­re­ce ló­gi­co que pue­da con­cluir­se con un 100% de cer­te­za la exis­ten­cia de Dios, pues iría en con­tra del li­bre al­be­drío (ver más de­ta­lles en los ar­gu­men­tos de por qué Dios es bueno), pero sí que pue­de es­ta­ble­cer­se una de­fen­sa mu­cho más fuer­te de su exis­ten­cia que de su no exis­ten­cia.