2. Guía para gru­pos

Curso Católico » Guía para gru­pos

Damos gra­cias sin ce­sar a Dios, Padre de nues­tro Señor Jesucristo, por vo­so­tros en nues­tras ora­cio­nes.
- Colosenses 1, 3

Guía para gru­pos En esta sec­ción ofre­ce­mos unas guías para que este cur­so pue­da rea­li­zar­se en gru­pos pa­rro­quia­les. Para ello, en pri­mer lu­gar con­vie­ne for­mar uno o más gru­pos de unas 30 per­so­nas apro­xi­ma­da­men­te, para que to­dos en un mis­mo gru­po pue­dan lle­gar a co­no­cer­se en­tre sí. ¡Esto es fun­da­men­tal para que pue­dan dar­se los sig­nos del cris­tiano! Conviene que es­tos gru­pos se reunan una vez a la se­ma­na, a mi­tad de la mis­ma, y si es po­si­ble con la pre­sen­cia del pá­rro­co. Es im­por­tan­te que no se ha­gan los gru­pos por eda­des, amis­ta­des u otros cri­te­rios sec­to­ria­les. En cada uno de es­tos en­cuen­tros se hará lo si­guien­te:

  • Oración ini­cial e in­vo­ca­ción al Espíritu Santo con el himno Veni Creator Spiritus, que pue­des ver al prin­ci­pio del ca­pí­tu­lo 1.
  • A ser po­si­ble, un can­to ca­tó­li­co con gui­ta­rras y otros ins­tru­men­tos, re­la­cio­na­do con el tema que se va a tra­tar. Conviene que de los can­tos e ins­tru­men­tos que se en­car­guen los jó­ve­nes, para que sean ame­nos, pero que can­ten to­dos.
  • El pá­rro­co, o en su de­fec­to al­gún res­pon­sa­ble del gru­po nom­bra­do por él, lee o ex­pli­ca fiel­men­te y sin “edulcorar” una sec­ción del cur­so. Si fue­ra muy bre­ve se pue­den leer dos. Conviene que esto se haga de for­ma ex­pre­si­va para man­te­ner la aten­ción. En caso de ex­pli­car con las pro­pias pa­la­bras, no debe du­rar más de 15 mi­nu­tos.
  • A ser po­si­ble, otro can­to re­la­cio­na­do con el tema que se va a tra­tar.
  • Se rea­li­za la par­te prác­ti­ca que pue­da ha­cer­se allí mis­mo, y se in­vi­ta a rea­li­zar el res­to por cuen­ta pro­pia. Sobre esto te­ner en cuen­ta:
    • Las Lectio Divina con­vie­ne pro­cla­mar­las to­das y de­jar lue­go cin­co mi­nu­tos de me­di­ta­ción a la luz de la ex­pli­ca­ción pre­via. Para ello que sal­gan al azar al­gu­nas per­so­nas que lean co­rrec­ta­men­te. Después, vo­lun­ta­ria­men­te, quien quie­ra pue­de con­tes­tar a la pre­gun­ta “¿Qué me dice Dios a mi vida con­cre­ta con esta Palabra?” Cuando más prác­ti­ca, con­cre­ta y apli­ca­da a nues­tra vida sea la res­pues­ta, me­jor. Que na­die se ex­tien­da más de dos o tres mi­nu­tos, pues no se tra­ta de ha­cer una ho­mi­lía o una ex­pli­ca­ción teo­ló­gi­ca, sino de ser prác­ti­cos.
    • Para las re­fle­xio­nes con­vie­ne de­jar unos mi­nu­tos de me­di­ta­ción en ora­ción, tras lo cual quien quie­ra pue­de con­tes­tar a ellas de for­ma glo­bal. De nue­vo, que na­die se alar­gue más de cin­co mi­nu­tos, y que las res­pues­tas sean vi­ven­cia­les.
    • En el caso de que la prác­ti­ca sean con­fe­sio­nes, há­ga­se una ce­le­bra­ción pe­ni­ten­cial con con­fe­sión in­di­vi­dual se­gún lo pres­cri­to. Si al­guien desea ha­cer una con­fe­sión ge­ne­ral o es­pe­cial­men­te lar­ga por al­gún mo­ti­vo, qué­de­se el Sacerdote des­pués de la ce­le­bra­ción a con­fe­sar a di­cha per­so­na. Conviene ani­mar la ce­le­bra­ción du­ran­te las con­fe­sio­nes con can­tos pe­ni­ten­cia­les.
    • Los li­bros con­vie­ne leer­los cada uno por su cuen­ta, al igual que el rezo de Laudes y cual­quier otra prác­ti­ca que afec­te a la vida dia­ria de cada uno. Es im­por­tan­te re­cor­dar la in­vi­ta­ción a la ora­ción.
    • No se rea­li­za­rá nin­gún se­gui­mien­to de cual­quier tema re­la­cio­na­do con el di­ne­ro, aun­que debe in­vi­tar­se a to­dos de for­ma se­ria a su des­pren­di­mien­to.
    • Para cual­quier otra prác­ti­ca con­vie­ne pro­ce­der de for­ma fiel a lo in­di­ca­do en el cur­so, sin re­ba­jar­la o ha­cer­la más di­fi­cul­to­sa.
  • Finalmente, se rea­li­za­rán pe­ti­cio­nes in­di­vi­dua­les, el Padre Nuestro, una ora­ción fi­nal bre­ve, y un Ave María.
  • A ser po­si­ble, un úl­ti­mo can­to, esta vez a la Virgen.

Como en to­dos los gru­pos, es na­tu­ral que sur­jan dis­cu­sio­nes. La úl­ti­ma pa­la­bra la tie­ne el pá­rro­co, que debe mi­rar siem­pre por los miem­bros más dé­bi­les en la Fe, no por “los que siem­pre van” o por su con­ve­nien­cia. Recordad, no juz­guéis y no se­réis juz­ga­dos, no con­de­néis y no se­réis con­de­na­dos; per­do­nad y se­réis per­do­na­dos (Lucas 6, 37). Por eso, pe­did per­dón y per­do­nad si te­néis algo los unos con los otros, no sea que per­dáis el Reino por una ton­te­ría. Además, no con­vie­ne aña­dir ni qui­tar nada a este cur­so, sal­vo que lo dis­pon­ga el Obispo sin con­tra­de­cir la doc­tri­na bi­mi­le­na­ria de la Iglesia Católica. Si el gru­po pro­du­je­ra al­gún gas­to muy pun­tual, con­vie­ne pa­gar pa­san­do una ban­de­ja alta o una bol­sa opa­ca, don­de cada uno pon­ga en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, sin que sepa tu mano iz­quier­da lo que hace tu de­re­cha (Mateo 6, 3b) y cada uno lo que ha pues­to el otro. Finalmente, si al­guien ayu­da a cual­quie­ra del gru­po que pasa por una ne­ce­si­dad, que lo haga de for­ma anó­ni­ma y sin pe­dir nada a cam­bio, así tu li­mos­na que­da­rá en se­cre­to; y tu Padre, que ve en lo se­cre­to, te re­com­pen­sa­rá (Mateo 6, 4).