2 – Historia de Salvación

Curso Católico » 2 – Historia de Salvación

Yahvé, tu eres mi Dios, yo te ensalzo, alabo tu nombre, porque has hecho maravillas y planes muy de antemano, que no fallan (Isaías 25, 1).

Dios actúa en la historia
La história del pueblo de Israel es una historia donde Dios muestra su amor de forma concreta y fuerte a una nación, pero también es una historia llena de dificultades por culpa de su rebeldía. Ahora bien: Todo esto les acontecía en figura, y fue escrito para aviso de los que hemos llegado a la plenitud de los tiempos (1 Corintios 10, 1). ¿Qué significa esto? ¡Pues que la historia del pueblo de Israel es la tuya y la mía! Conocerla es conocer tu propia vida, y esto es fundamental para ver la acción de Dios en ella. Efectivamente, puede pasarnos que como a los discípulos de Emaus (Lucas 24, 13-35) estemos caminando con Dios pero no lo reconozcamos. Por eso es fundamental que, como hicieron esos discípulos gracias a Jesús, conozcamos las Escrituras.

Los caminos de Dios
Dios tiene una pedagogía similar en algunos aspectos a la de un Padre, pues Dios se ha revelado al hombre comunicándole gradualmente su propio Misterio mediante obras y palabras (Catecismo 69). Así pues, Dios se te da a conocer poco a poco, actuando como un Padre en tu vida; amonestándote, guiándote, haciendo que te conozcas profundamente, consolándote, y animándote. Y todo eso lo hace, entre otras formas, a través de su Palabra. Las Escrituras mismas se lo explican muy bien al pueblo de Israel, tras su largo paso por el desierto, diciendo:

Acuérdate de todo el camino que Yahvé tu Dios te ha hecho recorrer durante estos cuarenta años en el desierto para humillarte, para probarte y para conocer lo que había en tu corazón: si ibas a guardar sus mandamientos o no. Te humilló y te hizo pasar hambre, y después te alimentó con el maná que ni tú conocías ni habían conocido tus padres, para hacerte saber que no sólo de pan vive el hombre, sino que el hombre vive de todo lo que sale de la boca de Yahvé. No se gastó el vestido que llevabas ni se hincharon tus pies a lo largo de esos cuarenta años. Así te darás cuenta, en tu corazón, de que Yahvé tu Dios te corrige igual que un hombre corrige a su hijo (Deuteronomio 8, 2-5).

Al final, el testimonio de San Pablo coincide con el de todos los Cristianos: Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para el bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio (Romanos 8, 28). Por eso, confiamos en Dios aún en los momentos en los que no comprendemos el sentido de ciertos acontecimientos de nuestra vida, porque sabemos que es cierto lo que Dios dice sobre su Palabra: Así será mi palabra, la que salga de mi boca, que no tornará a mi de vacío, sin que haya realizado lo que me plugo y haya cumplido aquello a que la envié (Isaías 55, 11). Y como garantía de esto Dios ya ha vencido a la muerte, el destino inevitable de tu vida, y te ha dado la esperanza de la vida eterna en la persona de Cristo Jesús Señor nuestro. Él mismo ha entrado en la muerte para mostrarte que no tienes nada que temer, y para amarte hasta el extremo dándote lo más grande que alguien te puede dar: a sí mismo. ¡Dios te ama ciertamente! Confía en Él, pues ciertamente sus caminos son los mejores para tu Salvación.

Glosario
Escrituras: Las Escrituras son el conjunto de libros inspirados por Dios que nos han llegado hasta nuestros días, y que nos hablan sobre Dios y su revelación personal a todos los hombres. Las sagradas Escritura contienen la Palabra de Dios y, porque están inspiradas, son realmente Palabra de Dios (Dei Verbum 24).

Práctica
El catecismo de la Iglesia Católica es también una fuente fiable de sabiduría y da las guías de interpretación de las Escrituras. Así pues, antes de empezar a adentrarnos en las Escrituras vamos a leer lo que dice el catecismo sobre la historia de Salvación, en la que Dios viene al encuentro del hombre. A nuestro encuentro. Podéis leerlo en el sitio web oficial del Vaticano:

Catecismo de la Iglesia Católica

Catecismo de la Iglesia Católica

Siempre que tengas dudas sobre cualquier punto concreto de la Fe Católica al primer sitio al que debes acudir es al Catecismo de la Iglesia Católica, que fue redactado con el objetivo de recopilar los puntos más importantes de las enseñanzas de la Iglesia Católica.

« AnteriorSiguiente »