2.6 Los Profetas

¿Qué más se pue­de ha­cer ya a mi viña, que no se lo haya he­cho yo? Yo es­pe­ra­ba que die­se uvas. ¿Por qué ha dado agra­ces?
- Isaías 5, 4

Salomón Cuando mue­re el rey David su hijo Salomón le su­ce­de en el trono. De Salomón se dice que fue el más sa­bio de to­dos los re­yes. El cons­tru­yó el Templo de Jerusalén*, lu­gar don­de el pue­blo de Israel da­ría cul­to a Dios du­ran­te si­glos. Sin em­bar­go, Salomón en su ve­jez se da a la lu­ju­ria y al lujo, per­dien­do la sa­bi­du­ría que Dios le ha­bía re­ga­la­do y apar­tán­do­se de Dios. Salomón nos mues­tra lo que la ido­la­tría al di­ne­ro, al afec­to y a la se­xua­li­dad pro­vo­ca en no­so­tros: per­der la gra­cia de Dios, ir por ca­mi­nos que nos ha­cen daño, y crear di­vi­sio­nes. Y nos mues­tra tam­bién que todo eso ocu­rre, en oca­sio­nes, muy poco a poco a lo lar­go de mu­chos años, don­de el ma­ligno ha ido con­quis­tan­do nues­tro co­ra­zón gra­cias a que nues­tra ti­bie­za con Dios y nues­tra so­ber­bia le han abier­to el ca­mino.

Pese a todo, Dios per­ma­ne­ce fiel a su pro­me­sa con David y lo man­tie­ne en el trono. Sin em­bar­go, los des­cen­dien­tes de Salomón van cada vez a peor, has­ta el pun­to que Israel se di­vi­de en dos reinos: Israel al nor­te y Judá al sur. Fruto del con­tí­nuo pe­ca­do de Israel se pro­du­ce la des­co­mu­nión y la di­vi­sión, algo que hoy en día ocu­rre en to­das par­tes. Sin em­bar­go, pese a la in­fi­de­li­dad del pue­blo, Dios es fiel y man­da a sus pro­fe­tas* a de­nun­ciar el pe­ca­do de Israel para que lo aban­do­nen y vuel­van a Él.

Profetas en Israel El pro­fe­ta Elías es en­via­do al rey de Israel de par­te de Dios: Elías, el tes­bi­ta, de Tisbé de Galaad, dijo a Ajab: «Vive Yahvé, Dios de Israel, ante quien sir­vo, que no ha­brá en es­tos años ro­cío ni llu­via si no es por la pa­la­bra de mi boca» (1 Reyes 17, 1). Tres años y seis me­ses duró la se­quía que sir­vió de ad­ver­ten­cia al pue­blo de Israel. Durante la se­quía Dios man­da a Elías a vi­vir con una viu­da ex­tran­je­ra, y Dios pro­vee a la viu­da todo sus­ten­to ne­ce­sa­rio para vi­vir pese a la te­rri­ble se­quía. Porque así dice Yahvé, Dios de Israel: El cán­ta­ro de ha­ri­na no que­da­rá va­cío, la acei­te­ra de acei­te no se ago­ta­rá, has­ta el día en que Yahvé con­ce­da llu­via so­bre la su­per­fi­cie de la tie­rra (1 Reyes 17, 14). Pues aco­gien­do al pro­fe­ta Elías, la viu­da ha­bía aco­gi­do a Dios mis­mo.

Pasada la se­quía, Elías se pre­sen­ta de nue­vo ante el rey. Sin em­bar­go el rey, le­jos de con­ver­tir­se, lo pone a prue­ba fren­te a los pro­fe­tas pa­ga­nos en un mon­te, don­de de­ben ha­cer un sa­cri­fi­cio a los di­fe­ren­tes dio­ses y es­pe­rar a que uno de ellos -sin in­ter­ven­ción hu­ma­na- lo con­su­ma, re­ve­lan­do así al ver­da­de­ro Dios. Por su­pues­to Elías sale ven­ce­dor, pues sólo Dios res­pon­de al hom­bre: los ído­los son va­ni­dad y no pue­den ha­cer nada. Sin em­bar­go la mu­jer del rey, en­co­le­ri­za­da, per­si­gue a Elías, que se ve for­za­do a huir al de­sier­to, don­de de­ses­pe­ra y desea la muer­te. Esto nos pasa mu­chas ve­ces a no­so­tros, que vien­do el am­bien­te ateo y hos­til en el que vi­vi­mos, nos aco­bar­da­mos. Sin em­bar­go, Dios le da fuer­zas en su de­bi­li­dad y se hace pre­sen­te de­lan­te de Él a tra­vés de una sua­ve bri­sa, al igual que lo hace en la vida de to­dos los cris­tia­nos, dán­do­les su fuer­za en la de­bi­li­dad. Y con la fuer­za de Dios, Elías con­ti­núa su mi­sión de pro­fe­ta, es de­cir, de men­sa­je­ro de la pa­la­bra de Dios, lla­man­do a todo el pue­blo de Israel a con­ver­sión*.

Además, mu­chos otros pro­fe­tas, como Amós, fue­ron en­via­dos a Israel a anun­ciar­les su pe­ca­do y la in­mi­nen­te ca­tás­tro­fe que su­fri­rían si no vol­vían a Dios; pues le­jos de Dios sólo hay co­rrup­ción, des­alien­to y muer­te. Y esto es pre­ci­sa­men­te lo que ob­ser­va Amós que está em­pe­zan­do a ocu­rrir en Israel. Sin em­bar­go, Israel no es­cu­cha, no hace me­mo­rial de los pró­di­gos de Dios con sus pa­dres, y no vuel­ve a Dios. Entonces les es anun­cia­da la ca­tás­tro­fe: una in­va­sión. Sin em­bar­go, y pese a todo, Dios ob­ser­va que exis­te un Resto que le si­gue sien­do fiel, y so­bre el cual en­via­rá su pro­tec­ción. El mis­mo anun­cio hace el pro­fe­ta Oseas: lla­ma a la con­ver­sión a Israel, con in­sis­ten­cia, y has­ta con su pro­pia vida. Se casa con una pros­ti­tu­ta y le hace ver a Israel cómo son ellos con Dios a tra­vés de su re­la­ción con la pros­ti­tu­ta. Aun así, Israel no se arre­pien­te ni cam­bia de con­duc­ta. Pero Dios no se rin­de con Israel: Por eso voy a se­du­cir­la; voy a lle­var­la al de­sier­to y le ha­bla­ré al co­ra­zón (Oseas 2, 16).

Profetas en Judá En el reino del sur, Judá, pasa más o me­nos lo mis­mo: Isaías es en­via­do por Dios a anun­ciar sus pla­nes, que aun­que pa­rez­can di­fí­ci­les de com­pren­der son sin duda los me­jo­res, como lo ha­bía de­mos­tra­do en el pa­sa­do. Pero Judá, enor­gu­lle­ci­do, no obe­de­ce: se apar­ta de Dios y si­gue sus pro­pios ca­mi­nos. Se da a la ido­la­tría, al robo, a pi­so­tear a los dé­bi­les, etc. Por eso, Isaías anun­cia a Dios en­tre el en­fa­do por la re­bel­día de Judá y la com­pa­sión de Dios ha­cia ellos. Efectivamente, Dios está do­li­do por el aban­dono de su pue­blo que ca­mi­na ha­cia su rui­na, pero no deja por ello de amar­los. Lo mis­mo hace Miqueas, que de­cla­ra: Yo, en cam­bio, es­toy lleno de fuer­za, de es­pí­ri­tu de Yahvé, de jus­ti­cia y de va­lor para de­nun­ciar a Jacob su de­li­to y a Israel su pe­ca­do (Miqueas 3, 8). Sin em­bar­go, la úl­ti­ma Palabra de Dios con to­dos los pro­fe­tas es la Salvación, que Dios tie­ne pre­pa­ra­da de an­te­mano, y que cul­mi­na­rá en Jesucristo.

Anuncio del Exilio Muchos pro­fe­tas fue­ron en­via­dos a lla­mar a con­ver­sión a Israel y a Judá, pero a nin­guno de ellos hi­cie­ron caso o, al me­nos, no du­ran­te mu­cho tiem­po. Finalmente, Jeremías es en­via­do a anun­ciar el hun­di­mien­to de Jerusalén, pero in­clu­so él da op­ción al arre­pen­ti­mien­to. Sin em­bar­go, tam­po­co a él ha­cen caso, e Israel es exi­lia­do a Babilonia* tras dos ase­dios te­rri­bles que re­sul­tan en la des­truc­ción del Templo de Jerusalén cons­trui­do por el rey Salomón, y de gran par­te de la pro­pia ciu­dad. Pese a la pa­cien­cia de Dios du­ran­te si­glos, la rui­na, fru­to de aban­do­nar a Dios y de ir per­sis­ten­te­men­te por el ca­mino de la muer­te, ha al­can­za­do a Israel. La mis­ma rui­na que pue­de lle­gar a nues­tra vida si aban­do­na­mos a Dios, sin arre­pen­tir­nos y vol­ver a él con so­li­ci­tud. Destacar que, en apa­rien­cia, Israel siem­pre “cumplía” con las nor­mas de Moisés, pero su co­ra­zón es­ta­ba le­jos de Dios, de­di­cán­do­se en lo ocul­to al mal. Y eso a Dios no le agra­da, por­que yo quie­ro amor, no sa­cri­fi­cio, co­no­ci­mien­to de Dios, más que ho­lo­caus­tos (Oseas 6, 6). Por eso, se in­vi­ta a los cris­tia­nos a se­guir a Dios de co­ra­zón, no solo con las apa­rien­cias, por­que Dios ve más allá de las apa­rien­cias.

Práctica Dios amó a Israel, como nos ama a no­so­tros, pero su amor se frus­tró tem­po­ral­men­te en ellos por su du­re­za de co­ra­zón y sus crí­me­nes. Dios res­pe­ta la li­ber­tad de cada per­so­na, por lo que si vo­lun­ta­ria­men­te de­ci­des apar­tar­te de Él no te lo im­pe­di­rá, aun­que sí te avi­sa­rá y ad­ver­ti­rá como con­vie­ne, pues no desea que te pier­das. Por eso, es fun­da­men­tal apren­der de la his­to­ria del pue­blo de Israel las con­se­cuen­cias de per­se­ve­rar en la desobe­dien­cia a Dios, pues lo mis­mo pue­de su­ce­der­nos a no­so­tros si nos ob­ce­ca­mos en ha­cer el mal y re­co­rrer el ca­mino de la muer­te. Al fi­nal, las con­se­cuen­cias son sim­ple­men­te de­vas­ta­do­ras, por­que el pe­ca­do en­gen­dra la muer­te, daña al her­mano, ofen­de a Dios y des­tru­ye el amor. Por eso, va­mos a ha­cer la Lectio Divina de las si­guien­tes lec­tu­ras, que nos ilus­tra­rán per­fec­ta­men­te todo esto:

Lectio Divina de Isaías 59, 1-9
Lectio Divina de Jeremías 3, 19-25
Lectio Divina de Ezequiel 16, 46-52
Lectio Divina de Ezequiel 28, 15-19
Lectio Divina de Oseas 11, 1-6

Podemos ver que las pa­la­bras de Dios son muy du­ras, por­que el pue­blo de Israel no ha­bía apren­di­do a bue­nas a lo lar­go de mu­cho tiem­po. Dios los quie­re de­ma­sia­do como para de­jar­los aban­do­na­dos a su suer­te, al igual que nos quie­re a no­so­tros. Por eso, pese a todo, Dios in­sis­te con su pue­blo, al igual que in­sis­te con no­so­tros. Y, even­tual­men­te, Israel re­ca­pa­ci­tó y se arre­pin­tió pro­fun­da­men­te de sus pe­ca­dos. Esa op­ción tam­bién la te­ne­mos no­so­tros a tra­vés de la con­fe­sión sa­cra­men­tal. Por eso, hoy es im­por­tan­te pre­gun­tar­se… ¿Voy por el ca­mino de la Vida, o sigo aún ca­mi­nan­do por el ca­mino de la muer­te ha­cia un trá­gi­co fi­nal?

Reflexionar so­bre el rum­bo de nues­tra Vida

Glosario

… Jerusalén*
Templo de Jerusalén Fue el pri­me­ro de los dos tem­plos cons­trui­dos en Jerusalén para dar cul­to a Dios. Fue cons­trui­do por el rey Salomón y des­trui­do va­rios si­glos más tar­de du­ran­te el ase­dio del im­pe­rio de Babilonia a Jerusalén. Porque al fi­nal, el Dios que hizo el mun­do y todo lo que hay en él, que es Señor del cie­lo y de la tie­rra, no ha­bi­ta en san­tua­rios fa­bri­ca­dos por mano de hom­bres (Hechos 17, 24).
… pro­fe­tas*
Profetas Los pro­fe­tas son per­so­nas en­via­das por Dios a anun­ciar su pa­la­bra. Por los pro­fe­tas, Dios for­ma a su pue­blo en la es­pe­ran­za de la sal­va­ción, en la es­pe­ra de una Alianza nue­va y eter­na des­ti­na­da a to­dos los hom­bres (cf. Is 2,2-4), y que será gra­ba­da en los co­ra­zo­nes (cf. Jr 31,31-34; Hb 10,16). Los pro­fe­tas anun­cian una re­den­ción ra­di­cal del pue­blo de Dios, la pu­ri­fi­ca­ción de to­das sus in­fi­de­li­da­des (cf. Ez 36), una sal­va­ción que in­clui­rá a to­das las na­cio­nes (cf. Is 49,5-6; 53,11). Serán so­bre todo los po­bres y los hu­mil­des del Señor (cf. So 2,3) quie­nes man­ten­drán esta es­pe­ran­za (Catecismo 64).
… con­ver­sión*
Conversión La con­ver­sión es el cam­bio de un co­ra­zón arre­pen­ti­do, que de­ci­de aban­do­nar el ca­mino de la muer­te y em­pe­zar a re­co­rrer el ca­mino de la Vida. Como ya en los pro­fe­tas, la lla­ma­da de Jesús a la con­ver­sión y a la pe­ni­ten­cia no mira, en pri­mer lu­gar, a las obras ex­te­rio­res “el saco y la ce­ni­za”, los ayu­nos y las mor­ti­fi­ca­cio­nes, sino a la con­ver­sión del co­ra­zón, la pe­ni­ten­cia in­te­rior. Sin ella, las obras de pe­ni­ten­cia per­ma­ne­cen es­té­ri­les y en­ga­ño­sas; por el con­tra­rio, la con­ver­sión in­te­rior im­pul­sa a la ex­pre­sión de esta ac­ti­tud por me­dio de sig­nos vi­si­bles, ges­tos y obras de pe­ni­ten­cia (cf Jl2,12-13; Is 1,16-17; Mt 6,1-6. 16-18) (Catecismo 1430).
… Babilonia*
Babilonia Babilonia fue un an­ti­guo im­pe­rio lo­ca­li­za­do en la re­gión cen­tro-sur de Mesopotamia, y su ca­pi­tal era la ciu­dad de Babilonia. Fue un im­pe­rio enor­me y po­de­ro­so que se ex­pan­dió con­quis­tan­do mu­chos pue­blos de su con­torno, in­clui­do Israel. Dios se sir­ve de este im­pe­rio para co­rre­gir al pue­blo de Israel y sus­ci­tar en su co­ra­zón un arre­pen­ti­mien­to se­rio y una vuel­ta sin­ce­ra y com­ple­ta a Él.