1.11 Venta de la Primogenitura

Curso Católico » Lectio Divina » Venta de la Primogenitura

Pues, viva es la pa­la­bra de Dios y efi­caz, y más cor­tan­te que es­pa­da al­gu­na de dos fi­los. Penetra has­ta la di­vi­sión en­tre alma y es­pí­ri­tu, ar­ti­cu­la­cio­nes y mé­du­las; y dis­cier­ne sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos del co­ra­zón.
- Hebreos 4, 12

Invocación al Espíritu Santo Para em­pe­zar la Lectio Divina ha­ga­mos la se­ñal de la cruz y re­ce­mos el himno Veni Creator Spiritus, que pue­des ver al prin­ci­pio del ca­pí­tu­lo 1. De esta for­ma, pe­di­mos al Espíritu Santo que nos ayu­de a com­pren­der y po­ner por obra esta Palabra que va­mos a es­cru­tar.

Lectura Isaac tuvo dos hi­jos: Esaú y Jacob. Esaú era el pri­mo­gé­ni­to y, por lo tan­to, se­gún las cos­tum­bres de la épo­ca de­bía he­re­dar la pri­mo­ge­ni­tu­ra: las pro­me­sas de Dios y la ma­yor par­te de la he­ren­cia de su pa­dre. Es de­cir, Esaú te­nía un te­so­ro in­men­so en he­ren­cia que des­pre­ció por un pla­cer pun­tual, como va­mos a leer en la lec­tu­ra:

Una vez, Jacob ha­bía pre­pa­ra­do un gui­so cuan­do lle­gó Esaú del cam­po, ago­ta­do. Dijo Easú a Jacob: «Oye, dame a pro­bar de lo rojo, de eso rojo, por­que es­toy ago­ta­do.» -Por eso se le lla­mó Edom.- Dijo Jacob: «Véndeme aho­ra mis­mo tu pri­mo­ge­ni­tu­ra.» Dijo Esaú: «Estoy que me mue­ro. ¿Qué me im­por­ta la pri­mo­ge­ni­tu­ra?» Dijo Jacob: «Júramelo aho­ra mis­mo.» Y él se lo juró, ven­dien­do su pri­mo­ge­ni­tu­ra a Jacob. Jacob dio a Esaú pan y el gui­so de len­te­jas, y éste co­mió y be­bió, se le­van­tó y se fue. Así des­de­ñó Esaú la pri­mo­ge­ni­tu­ra (Génesis 25, 29-34).

Esta lec­tu­ra no es sólo un he­cho que ocu­rrió en el pa­sa­do, sino que nos ha­bla hoy a no­so­tros me­dian­te un ejem­plo cla­ro de lo que no con­vie­ne ha­cer. De he­cho, así lo afir­ma San Pablo en una de sus car­tas, que apa­re­ce como pa­ra­le­lo a la lec­tu­ra, di­cien­do:

Que no haya nin­gún di­so­lu­to o im­pío como Esaú, que por una co­mi­da ven­dió su pri­mo­ge­ni­tu­ra. Ya sa­béis como lue­go qui­so he­re­dar la ben­di­ción; pero fue re­cha­za­do y no lo­gró un cam­bio de dis­po­si­ción, aun­que lo pro­cu­ró con lá­gri­mas (Hebreos 12, 16-17).

¿Qué es un di­so­lu­to sino aquel que cam­bia fá­cil­men­te de pa­re­cer y nie­ga a Cristo se­gún le con­vie­ne, es de­cir, de­pen­dien­do de la si­tua­ción o per­so­na con la que esté? ¿No es aca­so un idó­la­tra el que sir­ve a quien más le con­vie­ne cada vez: di­ne­ro, afec­tos, fama, Dios, etc? ¿Qué es un im­pío sino aquel que mues­tra muy poco in­te­rés por las co­sas de Dios? Contra todo eso nos pre­vie­ne San Pablo en su car­ta.

Meditación Esta lec­tu­ra es un avi­so a to­dos no­so­tros, con el fin de que no per­da­mos de vis­ta lo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te en nues­tras vi­das. Nosotros he­mos he­re­da­do tam­bién las ma­ra­vi­llo­sas pro­me­sas de Dios: la vida eter­na, el po­der amar has­ta el ex­tre­mo, el hom­bre nue­vo que se ges­ta en no­so­tros, su Espíritu Santo, la fe­li­ci­dad y un lar­go et­cé­te­ra. Son pro­me­sas que Dios va cum­plien­do en la his­to­ria per­so­nal de cada uno de no­so­tros a su de­bi­do tiem­po, si así no­so­tros lo que­re­mos. Y esta lec­tu­ra nos in­vi­ta a no per­der es­tas pro­me­sas.

Porque mu­chas ve­ces nos pue­de pa­sar como a Esaú: se nos pre­sen­ta una ne­ce­si­dad, un pla­cer pun­tual, una si­tua­ción de la que nos po­de­mos apro­ve­char o cual­quier otra cosa por el es­ti­lo, y re­nun­cia­mos a Dios y a sus pro­me­sas para con­se­guir esa co­si­ta me­dio­cre que se nos pre­sen­ta. ¿Y de ver­dad me­re­ce la pena re­nun­ciar a Dios y a la vida eter­na con Él por un poco de di­ne­ro, algo de pla­cer o fama pa­sa­je­ra? Este fue el gran pe­ca­do de Esaú, que más ade­lan­te re­pe­ti­rá el pue­blo de Israel en mu­chas oca­sio­nes, y que no­so­tros tam­bién re­pe­ti­mos mu­chas ve­ces: la ido­la­tría. Escoger otras co­sas en lu­gar de a Dios.

¿Un par­ti­do de fut­bol o ir a ver a Dios en la Santa Misa? ¿Un “buen rato” con mi no­via o ha­cer la Voluntad de Dios res­pec­to del no­viaz­go? ¿No de­cla­rar el IVA y ha­cer al­gu­na omi­sión con ha­cien­da o com­por­tar­se ín­te­gra­men­te como hijo de Dios que soy? ¿Callarme para que­dar bien y que no me di­gan nada o de­cla­rar­me cris­tiano e hijo de Dios? ¡Llevemos cui­da­do! Al igual que Esaú no­so­tros tam­bién po­de­mos per­der la vida eter­na si ne­ga­mos per­ti­naz­men­te a Dios afe­rrán­do­nos a los hue­cos pla­ce­res de la vida. Por eso, esta lec­tu­ra es una in­vi­ta­ción a va­lo­rar el te­so­ro de ser ca­tó­li­co por en­ci­ma de todo lo de­más.

Una vez ter­mi­na­da la me­di­ta­ción, per­ma­ne­ce cin­co mi­nu­tos en ora­ción en si­len­cio, me­di­tan­do a la luz de la Palabra la si­guien­te pre­gun­ta: “¿Qué me dice Dios a mi vida con­cre­ta con esta Palabra?” Cuando más prác­ti­ca, con­cre­ta y apli­ca­da a nues­tra vida sea la res­pues­ta, me­jor. Porque con esta Palabra Dios te esta ha­blan­do hoy per­so­nal­men­te a ti.

Oración Continuemos la Lectio Divina con una ora­ción per­so­nal a nues­tro Padre ce­les­tial, pi­dién­do­le lo que ne­ce­si­ta­mos para lle­var a nues­tra vida esta Palabra, y dán­do­le gra­cias por ha­ber­nos ayu­da­do a com­pren­der­la. A con­ti­nua­ción, re­ce­mos el Padre Nuestro y no nos ol­vi­de­mos de nues­tra ma­dre María sa­lu­dán­do­la con un Ave María. Terminemos, fi­nal­men­te, rea­li­zan­do la se­ñal de la cruz con la in­ten­ción de lle­var esta Palabra con per­se­ve­ran­cia a nues­tra vida dia­ria, sin du­dar nun­ca de que… ¡Dios nos ama!