2.1 Comunicando con la Palabra

Y el Señor dijo: «Puesto que son un solo pue­blo con una sola len­gua y esto no es más que el co­mien­zo de su ac­ti­vi­dad, aho­ra nada de lo que de­ci­dan ha­cer les re­sul­ta­rá im­po­si­ble».
- Génesis 11, 6

Introducción La co­mu­ni­ca­ción del ser hu­mano ha sido fun­da­men­tal en su con­ti­nuo desa­rro­llo. La po­si­bi­li­dad de com­par­tir co­no­ci­mien­to de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y la ne­ce­si­dad de que que­den re­gis­tra­dos los he­chos, han lle­va­do al hom­bre a crear sis­te­mas don­de es­tén con­sig­na­das esas ex­pe­rien­cias y sir­van de me­mo­ria para fu­tu­ras ne­ce­si­da­des, di­fi­cul­ta­des o para el mero re­gis­tro his­tó­ri­co. Esta hue­lla de nues­tro paso por el mun­do se pue­de en­con­trar en toda la his­to­ria hu­ma­na, des­de las cue­vas don­de nos pro­te­gía­mos de los ani­ma­les sal­va­jes y las in­cle­men­cias del tiem­po, has­ta hoy día con se­ña­les en­via­das in­clu­so al es­pa­cio ex­te­rior.

Sin em­bar­go, la tra­di­ción oral y es­cri­ta son nues­tras hue­llas más re­pre­sen­ta­ti­vas. Los pro­fe­tas que, lla­ma­dos por Dios, se cons­ti­tu­ye­ron en men­sa­je­ros de su pa­la­bra, orien­ta­ban al pue­blo en en­se­ñan­zas de acuer­do a sus man­da­tos. Así pues, fue­ron va­rios los lla­ma­dos para ser pro­fe­tas que, de­jan­do sus ocu­pa­cio­nes, cum­plie­ron con lo or­de­na­do por el Señor. Entre los pro­fe­tas ma­yo­res te­ne­mos a Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. En los me­no­res po­de­mos en­con­trar a Baruc, Oseas, Joel, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías y Amós. Fueron tam­bién dos pro­fe­tas muy im­por­tan­tes Elías y Eliseo. Y así con­ti­nua­ron cada uno de ellos con la tra­di­ción oral y es­cri­ta de pro­cla­mar la pa­la­bra ins­pi­ra­da por Él, in­vi­tan­do cons­tan­te­men­te a la con­ver­sión por me­dio de la Palabra y anun­cian­do la vo­lun­tad del Señor. Con el tiem­po, las pro­fe­cías y en­se­ñan­zas de es­tos pro­fe­tas se em­pe­za­ron a en­se­ñar en las si­na­go­gas. También a la ley de Moisés se le daba lec­tu­ra en las si­na­go­gas, don­de se reunían las co­mu­ni­da­des que sen­tían la gran ne­ce­si­dad de es­cu­char la ley e in­ter­pre­tar­la para con­se­guir un me­jor dis­cer­ni­mien­to. Desde es­tas si­na­go­gas tam­bién se anun­ció la bue­na no­ti­cia del Mesías, nues­tro Salvador.

Y es en el con­tex­to de esta ley de Moisés que, Santa María y San José, cuan­do se cum­plie­ron los días de pu­ri­fi­ca­ción, lle­va­ron a Jesús al tem­plo por ser el pri­mo­gé­ni­to, como dice la es­cri­tu­ra: Conságrame todo pri­mo­gé­ni­to; todo pri­mer par­to en­tre los hi­jos de Israel, sea de hom­bre o de ga­na­do, es mío (Éxodo 13, 2). Fue en­ton­ces, en Jerusalén, don­de a Simeón el Espíritu Santo le re­ve­ló que no mo­ri­ría an­tes de ver al Mesías en­via­do por el Señor: Simeón lo tomó en bra­zos y ben­di­jo a Dios di­cien­do: «Ahora, Señor, se­gún tu pro­me­sa, pue­des de­jar a tu sier­vo irse en paz. Porque mis ojos han vis­to a tu Salvador, a quien has pre­sen­ta­do ante to­dos los pue­blos» (Lucas 2, 28-31). Posteriormente, los doce Apóstoles, como dis­cí­pu­los de Jesús, re­ci­bie­ron de pri­me­ra mano las gran­des en­se­ñan­zas y pa­rá­bo­las que Jesús ofre­cía con­ti­nua­men­te a la co­mu­ni­dad ju­día, que le bus­ca­ba in­can­sa­ble­men­te para re­ci­bir el per­dón de sus cul­pas o para pe­dir­le mi­la­gros. Escogidos uno a uno para ser tes­ti­gos del gran amor del Padre, sus dis­cí­pu­los le acom­pa­ña­ron en el ca­mino de la vida pú­bli­ca y su do­lo­ro­sa Pasión, con la gran ta­rea de evan­ge­li­zar al mun­do en­te­ro.

Y es por tan­to, con la Palabra, como Jesús en­se­ña a una me­jor re­la­ción con el mun­do y el pró­ji­mo. Sin em­bar­go, hoy en día, que se tie­nen gran­des avan­ces tec­no­ló­gi­cos, hay un anal­fa­be­tis­mo emo­cio­nal por­que no se co­mu­ni­ca ade­cua­da­men­te la Palabra ni se em­pa­ti­za con el in­ter­lo­cu­tor. Tampoco se sabe es­cu­char y, en mun­chas oca­sio­nes, in­ter­pre­tar. Y de nada nos sir­ven di­plo­mas, tí­tu­los, y de­más re­co­no­ci­mien­tos hu­ma­nos si no sa­be­mos re­la­cio­nar­nos con el otro y con Dios, que a fin de cuen­tas, es quien nos ayu­da a co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos. En todo esto Jesús, es muy cla­ro cuan­do dice: Raza de ví­bo­ras, ¿cómo po­déis de­cir co­sas bue­nas si sois ma­los? Porque de lo que re­bo­sa el co­ra­zón ha­bla la boca (Mateo 12, 34).

La Biblia La Biblia es el li­bro de li­bros, el re­la­to más ins­pi­ra­dor, aquel que nos lle­va a mi­les de his­to­rias que, aún es­cri­tas en tiem­pos an­ti­guos, son ac­tua­les en cada tiem­po pre­sen­te. Historias que nos en­se­ñan las le­yes de Dios y con­for­man una guía in­su­pe­ra­ble para vi­vir por los ca­mi­nos de la sal­va­ción. Las sa­gra­das es­cri­tu­ras ofre­cen aven­tu­ra, sus­pen­so, in­tri­ga, amor, re­nun­cia, alian­za, de­cep­ción, pre­pa­ra­ción, mi­la­gros, ejem­plo y es­pe­ran­za. Un gran nú­me­ro de emo­cio­nes que nos acer­can a Jesucristo y al Padre, para te­ner una vida más se­me­jan­te a su Palabra y una res­pues­ta ade­cua­da a cada una de las pre­gun­tas so­bre la fe.

La Biblia con­tie­ne pues, el ma­nual don­de se pue­de con­sul­tar los ca­mi­nos para la sal­va­ción eter­na de nues­tra alma, con men­sa­jes que orien­tan el ac­tuar, el pen­sar y el sen­tir de una for­ma sim­ple y cla­ra, mos­trán­do­nos… ¡El amor in­fi­ni­to del pa­dre por sus hi­jos, y la es­pe­ran­za del fin del do­lor como miem­bros del Reino de Dios! Escrita por Moisés, los pro­fe­tas, los re­yes, los sa­bios es­cri­bas, los cua­tro evan­ge­lis­tas, San Pablo, etc; cuen­ta con la fun­da­men­tal ins­pi­ra­ción del Espíritu Santo. Además, la Biblia, has­ta el día de hoy, es el li­bro más ven­di­do en todo el mun­do y cuen­ta con tra­duc­cio­nes en prác­ti­ca­men­te to­dos los idio­mas, de­mos­tran­do así que el pue­blo esta se­dien­to de la pa­la­bra de Dios.

Los avan­ces en la téc­ni­ca Los des­cu­bri­mien­tos más sen­ci­llos como la rue­da en la an­ti­güe­dad, el tor­ni­llo de Arquímedes en Grecia, el es­pe­jo de bron­ce de la cul­tu­ra Egipcia, la im­pren­ta de Gutenberg, el te­les­co­pio de Galileo Galilei, in­ter­net en el si­glo pa­sa­do, los via­jes a la luna, y un lar­go et­cé­te­ra, de­mues­tran la gran­de­za de la raza hu­ma­na que no se de­tie­ne ante nada. Esa sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia na­ció del so­plo de Dios y, a pe­sar del pe­ca­do en el pa­raí­so, el Padre en su in­men­sa mi­se­ri­cor­dia ha dado al hom­bre la pro­me­sa de no des­truir el mun­do como ocu­rrió en el di­lu­vio uni­ver­sal, se­llan­do esa pro­me­sa con un her­mo­so arco iris, prue­ba de esta gran alian­za. Así pues, el Padre con sus sim­bo­lis­mos her­mo­sos quie­re ha­cer en­ten­der al hom­bre su om­ni­po­ten­cia y su de­seo cons­tan­te de que sea par­te de su gran reino. Sin em­bar­go, tan gran asom­bro­sos su­ce­sos se con­si­de­ran ya nor­ma­les, y ni si­quie­ra se pien­sa que Dios está de­trás de es­tas ins­pi­ra­cio­nes. Por eso, al­gu­nos cien­tí­fi­cos cre­yen­tes ba­ña­dos por la sa­bi­du­ría del Espíritu Santo y su tra­ba­jo cons­tan­te be­ne­fi­cia­ron a la hu­ma­ni­dad con sus des­cu­bri­mien­tos, siem­pre fue­ron cons­cien­tes de que es des­de la hu­mil­dad des­de don­de se pue­de ver la gran­de­za del Padre.

Con la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía mo­der­na apa­re­cie­ron las re­des so­cia­les, lu­gar de en­cuen­tro don­de ma­ni­fes­ta­mos nues­tros in­tere­ses co­mu­nes y preo­cu­pa­cio­nes, ofre­cién­do­nos mu­tua­men­te al­ter­na­ti­vas para su­plir ne­ce­si­da­des de di­fe­ren­te ín­do­le y lle­gan­do a be­ne­fi­cios psi­co­so­cia­les me­dian­te el con­tac­to vir­tual que dan la opor­tu­ni­dad de un in­ter­cam­bio sen­ti­men­tal, cul­tu­ral y has­ta re­li­gio­so. En esta co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te don­de has­ta el he­cho más ní­mio pue­de lle­gar a co­no­cer­se en mi­nu­tos en los lu­ga­res más re­mo­tos del mun­do, se da la opor­tu­ni­dad de casi vi­ven­ciar lo que es­tán sin­tien­do y po­der lle­gar a ser par­te de la so­lu­ción. Sin em­bar­go, tam­bién se está des­apro­ve­chan­do el con­tac­to di­rec­to de las emo­cio­nes al ha­cer des­a­pa­re­cer el con­tac­to fí­si­co, fun­da­men­tal para co­mu­ni­car cual­quier ex­pre­sión de amor.

Por eso el amor de Jesús se ma­ni­fes­ta­ba, como nos cuen­tan di­fe­ren­tes pa­sa­jes bí­bli­cos, en for­ma de con­tac­to fí­si­co: im­po­ne sus ma­nos y toca para cu­rar a los en­fer­mos y ex­pul­sar de­mo­nios. De he­cho, ha­bía una mu­jer que des­de ha­cía die­ci­ocho años es­ta­ba en­fer­ma por cau­sa de un es­pí­ri­tu, y es­ta­ba en­cor­va­da, sin po­der­se en­de­re­zar de nin­gún modo. Al ver­la, Jesús la lla­mó y le dijo: «Mujer, que­das li­bre de tu en­fer­me­dad». Le im­pu­so las ma­nos, y en­se­gui­da se puso de­re­cha. Y glo­ri­fi­ca­ba a Dios (Lucas 13, 11-13). Además, a la in­di­fe­ren­cia del con­tac­to fí­si­co se suma la in­me­dia­tez que lle­va a la an­gus­tia cons­tan­te de que todo sea para ya, a di­fe­ren­cia de lo que nos en­se­ña Jesús: el va­lor de la pa­cien­cia y de con­fiar en Dios, pues Él cui­da de no­so­tros.

La Iglesia en la red Ante los gran­des pro­gre­sos en las co­mu­ni­ca­cio­nes, la igle­sia está a la van­guar­dia con to­dos los me­dios a su al­can­ce, cum­plien­do con su de­ber de adap­tar­se a los cam­bios para ser­vir y cum­plir la mi­sión de evan­ge­li­zar y acer­car cada día más a sus fie­les a la Verdad y los de­sig­nios del Padre. Como paar­te de esta mi­sión, hace poco cum­plió 64 años la emi­sión del pro­gra­ma Minuto de Dios que inició su an­da­du­ra el 10 de enero de 1955 en Colombia, cuya ta­rea es lle­var ese men­sa­je dia­rio de la Palabra y ser par­ti­ci­pe ac­ti­vo de los cam­bios es­truc­tu­ra­les y so­cia­les don­de se le ne­ce­si­te. El Padre García Herreros con­du­jo el pro­gra­ma por 38 años y lo con­ti­nuo el pa­dre Diego Jaramillo cum­plien­do ya 26 años en esta her­mo­sa la­bor de co­mu­ni­car la fe ca­tó­li­ca. A esto se le su­man tam­bién a ni­vel mun­dial la Santa Sede con pá­gi­nas web, blogs, pren­sa, por­ta­les, y otros me­dios que di­fun­den y ayu­dan al co­no­ci­mien­to de la re­li­gión ca­tó­li­ca orien­tán­do­nos so­bre nues­tra mi­sión y dan­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes al­ter­na­ti­vas para co­no­cer de Dios.

De he­cho, hoy en día te­ne­mos al al­can­ce de la mano en nues­tros mó­vi­les la Biblia, la in­for­ma­ción de la igle­sia ca­tó­li­ca, el Santo Rosario, y un lar­go et­cé­te­ra. En fin, no hay ex­cu­sa para no bus­car a Dios. Los tes­ti­mo­nios dia­rios de con­ver­sio­nes nos ayu­dan a bus­car op­cio­nes ante esos mo­men­tos de con­fu­sión. Divulgados por pren­sa, ra­dio, te­le­vi­sión, pá­gi­nas de in­ter­net, cons­ti­tu­yen una gran he­rra­mien­ta para mos­trar al mun­do que, cuan­do se le abre el co­ra­zón a la Palabra, se goza tam­bién de la com­pa­ñía de la vir­gen María in­ter­ce­so­ra que les ve como hi­jos su­yos ama­dos y los co­nec­ta con el amor del Padre.

Pero aun­que en una ven­ta­na de or­de­na­dor pue­de es­tar la res­pues­ta a la in­quie­tud que se ten­ga de la fe ca­tó­li­ca, es fun­da­men­tal la fi­gu­ra del di­rec­tor es­pi­ri­tual, el sa­cer­do­te san­to que a ni­vel lo­cal está lla­ma­do a man­te­ner la fe viva de los fe­li­gre­ses. Ellos con­ti­núan ofre­cien­do el gran re­ga­lo del bau­tis­mo, la Eucaristía y el per­dón de los pe­ca­dos, para se­guir cada día su ca­mino. A mu­chos de ellos los en­con­tra­mos tam­bién gra­ban­do vi­deos que ayu­dan a la ju­ven­tud, ha­cien­do uso de las tec­no­lo­gías con las que ellos se iden­ti­fi­can, con el fin de lle­var la Palabra a cada uno de no­so­tros.

Práctica Se pue­de de­cir en­ton­ces que esta tra­di­ción oral y es­cri­ta de los pro­fe­tas y após­to­les los lle­vo a la en­se­ñan­za de la Palabra de Dios y a co­mu­ni­car su Santa Voluntad a toda la co­mu­ni­dad, en bus­ca de des­per­tar ese gran amor que de­be­mos te­ner a Dios y el de­seo de cum­plir sus man­da­tos, for­ta­le­ci­dos por el Espíritu Santo con to­dos sus do­nes y fru­tos, como mi­sio­ne­ros de la Iglesia Católica. En el ca­te­cis­mo ca­tó­li­co po­de­mos leer que muy pron­to se lla­mó ca­te­que­sis al con­jun­to de es­fuer­zos rea­li­za­dos por la Iglesia para ha­cer dis­cí­pu­los, para ayu­dar a los hom­bres a creer que Jesús es el Hijo de Dios, a fin de que, me­dian­te la fe, ellos ten­gan la vida en su nom­bre, para edu­car­los e ins­truir­los en esta vida y cons­truir así el Cuerpo de Cristo. La Iglesia no ha de­ja­do de de­di­car sus ener­gías a esa ta­rea (Catechesi Tradendae)[75].

Reflexión so­bre la evan­ge­li­za­ción
  1. Si to­dos so­mos Iglesia y es­ta­mos lla­ma­dos a evan­ge­li­zar como pro­fe­tas que so­mos… ¿Cómo po­dría evan­ge­li­zar en mi fa­mi­lia?
  2. ¿Cómo se pue­de evan­ge­li­zar a los ado­les­cen­tes y ami­gos que di­cen no creer en Dios?
  3. ¿Se ne­ce­si­ta­ran pro­di­gios y mi­la­gros para po­der creer en las en­se­ñan­zas de Jesús hoy día? ¿Cuáles?
  4. ¿Cómo crees que se co­mu­ni­ca dia­ria­men­te Dios con sus no­so­tros, sus hi­jos? ¿Y no­so­tros con Él?

Aunque se goce de los bie­nes ma­te­ria­les para una vida có­mo­da, exis­te un es­pa­cio de nues­tra alma que bus­ca cons­tan­te­men­te el equi­li­brio con la na­tu­ra­le­za y con los de­más, ese ori­gen que lla­ma a es­tar en ar­mo­nía con lo más sim­ple: el amor de Dios. Sólo las per­so­nas que aban­do­nan todo en esa bús­que­da, lle­nán­do­se de gozo al ser­vi­cio del pró­ji­mo, en­cuen­tran su fe­li­ci­dad en Dios, como os in­vi­ta­mos a ver en la si­guien­te pe­lí­cu­la so­bre la Hermana Clare. Y no lo ol­vi­des nun­ca… ¡Dios te ama!

Ver la pe­lí­cu­la “O todo o nada”

Autoría La au­to­ría ori­gi­nal de este ar­tícu­lo per­te­ne­ce a Anónima (Colombia), con co­rrec­cio­nes de es­ti­lo rea­li­za­das por «Curso Católico».