Aviso. Este ar­tícu­lo am­plía el cur­so ori­gi­nal y, aun­que se ha re­vi­sa­do, no dis­po­ne del im­pri­ma­tur del res­to del cur­so.

2.3 Somos va­rón y mu­jer, he­ri­dos

Dijo Dios: «Hagamos al hom­bre a nues­tra ima­gen y se­me­jan­za».
- Génesis 1, 26a

Introducción Dios, en su in­fi­ni­to amor, nos ha crea­do. Y lo ha he­cho dán­do­nos una vo­ca­ción -un an­he­lo pro­fun­do- al amor: so­mos para amar, pues nues­tro crea­dor ama. Además, en el mo­men­to de nues­tra crea­ción se dice: Y creó Dios al hom­bre a su ima­gen, a ima­gen de Dios lo creó, va­rón y mu­jer los creó (Génesis 1, 27). Esto im­pli­ca tam­bién que nues­tra esen­cia es ser va­rón o mu­jer. Así pues, con la mis­ma dig­ni­dad de cria­tu­ras e hi­jos ama­dos de Dios, el va­rón y la mu­jer son esen­cial­men­te di­fe­ren­tes, pues Dios ha plas­ma­do una par­te de su ser di­fe­ren­te en cada uno de ellos, para que se pue­da dar la re­la­ción con el otro: para que se pue­dan amar.

El va­rón El va­rón tie­ne en su in­te­rior un de­seo de ha­cer algo gran­de y apa­sio­nan­te: de vi­vir una aven­tu­ra como pro­ta­go­nis­ta. Este de­seo se ex­pre­sa na­tu­ral­men­te (es de­cir, sin que la per­so­na lo orien­te cons­cien­te­men­te) en co­sas como la com­pe­ti­ti­vi­dad, el de­por­te, la ini­cia­ti­va, el em­pren­di­mien­to, etc. Sin em­bar­go, y por su­pues­to, tam­bién se pue­de ex­pre­sar de mu­chas otras for­mas di­fe­ren­tes: com­pe­ti­ti­vi­dad en vi­deo­jue­gos, le­yen­do o vien­do se­ries y pe­lí­cu­las que nos ha­cen vi­vir aven­tu­ras (por eso triun­fan tan­to en los va­ro­nes las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes, pues en el fon­do que­rría­mos ser uno), sien­do “el me­jor” aca­dé­mi­ca­men­te, el más po­pu­lar, el más ma­lo­te, el más gra­cio­so, el más…

Dios ha plas­ma­do su po­der y su gran­de­za en el va­rón, pero no para que in­ten­te col­mar ese de­seo de cual­quier for­ma, sino para el amor. Dios lla­ma al va­rón a la apa­sio­nan­te aven­tu­ra de ser “el me­jor” y cada día me­jor para su cón­yu­ge, es de­cir, a la apa­sio­nan­te aven­tu­ra de amar has­ta el ex­tre­mo, como Él mis­mo hizo. Sin em­bar­go, en oca­sio­nes, el va­rón he­ri­do por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias de la vida orien­ta mal este de­seo, con­for­mán­do­se en mu­chas oca­sio­nes con hue­cos su­ce­dá­neos que no col­man su an­he­lo: la por­no­gra­fía y las re­la­cio­nes es­po­rá­di­cas y cor­tas (como for­ma fá­cil de ac­ce­der a una mu­jer), la eva­sión de la reali­dad en las nue­vas tec­no­lo­gías, el ne­ce­si­tar de­mos­trar con­ti­nua­men­te la “hombría” obran­do el mal y re­be­lán­do­se (como si eso fue­ra di­fí­cil), en­tre mu­chas otras co­sas. Por eso, es fun­da­men­tal re­co­no­cer y sa­nar nues­tras he­ri­das.

La mu­jer Dios ha plas­ma­do en la mu­jer un an­he­lo de re­ve­lar la be­lle­za de su ser para así ser ama­da para siem­pre en ex­clu­si­va, y de esta for­ma te­ner un rol irrem­pla­za­ble y gran­de en la aven­tu­ra que su­po­ne la “relación de amor”. La be­lle­za que la mu­jer desea re­ve­lar no es sólo su cuer­po, sino fun­da­men­tal­men­te su ser en­te­ro. Porque, sin duda, la mu­jer es va­lio­sí­si­ma. Sin em­bar­go, el va­rón he­ri­do por el ma­ligno en su vis­ta ha pues­to el foco úni­ca­men­te en lo fí­si­co, y ade­más de una for­ma muy exi­gen­te. Esto pro­vo­ca que mu­chas mu­je­res que no lle­gan a ese “ideal” se sien­tan he­ri­das al creer que no va­len, que no sir­ven, y que no tie­nen be­lle­za al­gu­na que re­ve­lar. Y si en al­gún caso se al­can­za este “ideal”, no po­cas ve­ces la mu­jer aca­ba sien­do “usada y ti­ra­da” al ser desea­do úni­ca­men­te su cuer­po, y no toda ella.

Estas he­ri­das, y otras que se pue­den ge­ne­rar en la ni­ñez, pro­vo­can mu­chas ve­ces en la mu­jer una fuer­te sen­sa­ción de me­nos­pre­cio a sí mis­ma, de no va­ler o no ser su­fi­cien­te. Otras tan­tas, pro­vo­can en­vi­dias con otras mu­je­res que, en otra si­tua­ción ha­brían po­di­do ser gran­des ami­gas. Y no po­cas ve­ces, pro­vo­can una fuer­te re­bel­día con­tra este “uso”, pro­vo­can­do en ellas una ac­ti­tud re­bel­de con­ti­nua que no as­pi­ra ya a re­ve­lar su be­lle­za, sino a de­fen­der­se para no ser he­ri­das más ve­ces. Sin em­bar­go, Dios ha pen­sa­do en la mu­jer para que sea ama­da, y para que ten­ga un rol irreem­pla­za­ble en la re­la­ción. Por eso, es fun­da­men­tal re­co­no­cer y sa­nar nues­tras he­ri­das, y sa­ber ele­gir bien con qué va­rón ini­cia­mos una re­la­ción (pues aun­que no con­tro­la­mos de quien nos enamo­ra­mos, sí po­de­mos de­ci­dir con quien sa­lir).

Heridas Las he­ri­das hun­den su raíz en tres ca­te­go­rías di­fe­ren­tes: el niño in­te­rior, el pa­dre in­te­rior y el adul­to in­te­rior. La sim­bio­sis de es­tas tres par­tes con­for­man nues­tra per­so­na­li­dad, en la que el adul­to in­te­rior (con una gran sa­bi­du­ría y fuer­te vo­lun­tad) sabe y eli­ge en cada mo­men­to “dar paso” a su niño in­te­rior (gustos, de­seos, se­gu­ri­da­des, ne­ce­si­da­des y afec­tos pro­pios de nues­tra na­tu­ra­le­za) o a su pa­dre in­te­rior (normas apren­di­das, mo­ral, edu­ca­ción, etc) se­gún sea bueno y apro­pia­do en cada mo­men­to. Es de­cir, si es­toy con ami­gos, el adul­to pue­de ver que es apro­pia­do y ne­ce­sa­rio dar paso al niño in­te­rior, y así lo hará. Pero en el tra­ba­jo de­ci­di­rá que es el pa­dre in­te­rior el que debe ac­tuar.

Sin em­bar­go, el niño in­te­rior pue­de ver­se he­ri­do en la in­fan­cia o ju­ven­tud, cuan­do por al­gún mo­ti­vo no se nos ha ofre­ci­do la se­gu­ri­dad, el afec­to y la pro­tec­ción que ne­ce­si­ta­mos. Esto pro­vo­ca en no­so­tros ras­gos de per­so­na­li­dad in­sa­nos (por ejem­plo el no sa­ber acep­tar una crí­ti­ca, el res­pon­der con si­len­cio al en­fa­do, el no con­tro­lar la ira, el ser afec­ti­va­men­te de­pen­dien­te, etc) que com­pen­sa­mos afec­ti­va­men­te con “cosas” (móvil, re­la­cio­nes poco es­ta­bles, de­por­tes ex­tre­mos, crí­ti­cas, u otros com­por­ta­mien­tos que pue­den ca­li­fi­car­se de “infantiles”). Y esta com­pen­sa­ción, pue­de de­ri­var en una adic­ción.

Por otro lado, el pa­dre in­te­rior es un re­fle­jo de los va­lo­res y los lí­mi­tes que nos han in­cul­ca­do fun­da­men­tal­men­te nues­tros pa­dres, aun­que tam­bién la so­cie­dad (colegio, ins­ti­tu­to, fa­mi­lia­res, me­dios de en­tre­te­ni­mien­to, etc). En este caso, las he­ri­das tan­to por ex­ce­so como por de­fec­to de lí­mi­tes pro­vo­can he­ri­das en este pa­dre in­te­rior que nos lle­van a per­so­na­li­da­des con poco res­pe­to a la au­to­ri­dad por un lado, o pu­si­lá­ni­mes e in­tro­ver­ti­das por el otro. Es im­por­tan­te pues, re­co­no­cer nues­tras he­ri­das en el pa­dre in­te­rior, des­can­sar re­co­no­cien­do que los trau­mas de nues­tro pa­sa­do no son cul­pa nues­tra, sa­nar las he­ri­das y los trau­mas (si es ne­ce­sa­rio acu­dien­do a es­pe­cia­lis­tas ca­tó­li­cos) y, con nues­tra li­ber­tad, con­se­guir ser la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos, pues eso sí que es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

Adicciones Las he­ri­das pue­den desem­bo­car en com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos. Normalmente, una adic­ción no lo es tan­to por el he­cho de “estar todo el día ne­ce­si­tan­do algo” (que tam­bién pue­de ocu­rrir en ca­sos más ex­tre­mos), sino por el he­cho que ante un de­to­nan­te (emocional, psi­co­ló­gi­co o es­pi­ri­tual) siem­pre acu­di­mos a la mis­ma “solución”. Por ejem­plo, me vi­cio a jue­gos cuan­do me ago­bio por la can­ti­dad de tra­ba­jo o es­tu­dios que ten­go, ne­ce­si­to subir fo­tos a ins­ta­gram cuan­do no me sien­to va­lo­ra­da, bebo cuan­do ten­go mie­do so­cial, me pon­go a ver por­no­gra­fía cuan­do es­toy can­sa­do o me sien­to sólo, etc. Estos son solo al­gu­nos ejem­plos, pero la adic­ción pue­de ge­ne­rar­se con casi cual­quier de­to­nan­te y prác­ti­ca­men­te con cual­quier “cosa”, de­pen­dien­do de nues­tra bio­lo­gía y psi­co­lo­gía.

Una vez se pro­du­ce el de­to­nan­te, en­tra­mos en un ci­clo que em­pie­za por la per­se­cu­ción del de­seo de con­se­guir aque­llo a lo que soy adic­to. Una vez con­se­gui­do, la “necesidad” que pro­vo­ca mi de­to­nan­te se ali­via tem­po­ral­men­te, re­for­zan­do el com­por­ta­mien­to. Finalmente, pue­de dar­se en mu­chos ca­sos una fase de re­mor­di­mien­to, cul­pa, y pro­me­sas de cam­bio que siem­pre aca­ban fra­ca­san­do cuan­do apa­re­ce de nue­vo el de­to­nan­te. Esto hace que sea muy di­fí­cil sa­lir por cuen­ta pro­pia de este ci­clo, que mer­ma nues­tra li­ber­tad, y que en mu­chos ca­sos se ne­ce­si­te la ayu­da de un buen es­pe­cia­lis­ta ca­tó­li­co.

La for­ma de ata­car este ci­clo se­ría prin­ci­pal­men­te evi­tan­do el de­to­nan­te y, por su­pues­to, bus­can­do una al­ter­na­ti­va “sana” a la ne­ce­si­dad que pro­vo­ca una vez que ha ocu­rri­do. También se­ría con­ve­nien­te sa­nar la he­ri­da que ha pro­vo­ca­do ese com­por­ta­mien­to adic­ti­vo para evi­tar que vuel­va a apa­re­cer re­pe­ti­da­men­te. Y todo esto, por su­pues­to, acom­pa­ña­do con el apo­yo de Dios y de las per­so­nas cer­ca­nas que te quie­ren y te ani­man, sin juz­gar­te, a con­ti­nuar lu­chan­do por ser ver­da­de­ra­men­te li­bre.

Sanación Dios te quie­re como eres, y te sue­ña me­jor aún. Por eso, es im­por­tan­te rea­li­zar un ca­mino de des­cu­bri­mien­to y sa­na­ción de las pro­pias he­ri­das y adic­cio­nes. Este pro­ce­so es ne­ce­sa­rio lle­var­lo a cabo de la mano de un di­rec­tor es­pi­ri­tual san­to y, si fue­ra ne­ce­sa­rio, tam­bién de un es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía ca­tó­li­co que pue­da dar­te las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­tes. Reconcíliate con tu pa­sa­do, con tu for­ma de ser, con tu fí­si­co, con tu his­to­ria, etc. Y, lo que es más im­por­tan­te, des­cu­bre en to­das es­tas co­sas… ¡La mano de un Dios que te ama! Recuerda que Dios siem­pre te sue­ña li­bre para po­der lle­var a cabo tu vo­ca­ción y de­seo in­te­rior más pro­fun­do. Así que no lo ol­vi­des… ¡Dios te quie­re fe­liz, por­que te ama con lo­cu­ra!

Autoría La au­to­ría ori­gi­nal de este ar­tícu­lo per­te­ne­ce a Juan (España), con co­rrec­cio­nes de es­ti­lo rea­li­za­das por «Curso Católico».

Comentarios

Daniel(11-04-2021)
Esta re­fle­xión me ha pa­re­ci­do fas­ci­nan­te. Estaría muy bien po­der pro­fun­di­zar mu­cho más en ella.
Nos ale­gra­mos de ello. Puede con­sul­tar para pro­fun­di­zar el li­bro de Jesús María Silva ti­tu­la­do: Te ama­rás a ti mis­mo como Dios te ama.
Comenta el artículo. Para comentar todo el curso usa el libro de visitas. ¡Gracias!

Su comentario será revisado y contestado, vuelva en dos o tres días para verlo. ¡Gracias!