Plan de Vida

Curso Católico » Plan de Vida

Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz (Efesios 5, 8).

A medida que vayáis completando el curso, en esta sección aparecerá una propuesta de plan de vida Católico, para vivir todos los días recorriendo el camino de la Vida. La propuesta está dividida en actividades diarias, semanales, mensuales, y anuales; y han sido extraídas directamente de los contenidos del curso. Continua avanzando en el curso para ir descubriendo cada vez más esta propuesta de vida Cristiana, muy útil si se vive en la gratuidad y sin moralismos. Es decir, si quieres hacerlo y no puedes, haz la parte que puedas, y pide a Dios de corazón que te permita vivir el resto cuando Él lo vea conveniente.

Plan Diario

  • Recordar siempre que… ¡Dios me Ama!
  • Breve Examen de Conciencia antes de dormir.
  • Rezar la oración Shemá Israel por las mañanas.
  • Rezar Laudes por las mañanas después del Shemá.
  • Rezar la oración contra el maligno continuamente.
  • Llevar una Cruz visible e identificativa como Católicos.
  • Poner siempre en práctica todas las Virtudes.

Plan Semanal

  • Entrar a este curso y continuar avanzando en él.
  • Ir a Misa los domingos y fiestas de precepto.
  • Laudes en familia el domingo por la mañana.
  • Hacer una Lectio Divina para hablar con Dios.
  • Abstenerse de carne todos los viernes.

Plan Mensual

  • Acudir a la Confesión Sacramental con un Sacerdote.
  • Rezar el Santo Rosario y pedir por intenciones del Papa.
  • Dar en limosna el diezmo o lo que pueda permitirme.
  • Ayunar un viernes de cada mes de comida y otras cosas.

Plan Anual

  • Pedir ayuda al Sacerdote cuando la necesite.
  • Signo de desprendimiento de bienes y dinero.
  • Signo de desapego afectivo y poner a Dios el primero.
  • Signo serio de abandono de todos los ídolos.
  • Renunciar al maligno en la Vigilia Pascual.
  • Participar de la evangelización parroquial.
  • Ayunar el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Destacar que aunque esta propuesta es útil como base de vida Católica en muchos casos, si lo veis conveniente podéis realizar modificaciones sobre la misma. Sepan que el que siembra mezquinamente, tendrá una cosecha muy pobre; en cambio, el que siembra con generosidad, cosechará abundantemente (2 Corintios 9, 6). Ante todo recordad que no se puede ser Católico sólo, porque tendemos a hacernos una religión a nuestro gusto, cogiendo únicamente lo que nos interesa y despreciando el resto de cosas. Por eso, conviene tener presente que tenemos detrás una gran comunidad que es la Iglesia, con sus pastores a la cabeza, a la que podemos y debemos acudir para vivir la Fe en comunidad.

« Inicio