El pasado no fue mejor

Curso Católico » Reflexiones » El pasado no fue mejor

No digas: ¿Cómo es posible que el pasado sea mejor que el presente? Pues no es de sabios preguntar sobre ello (Eclesiastés 7, 10).

El pasado no fue mejor
Muchas veces se dice que el tiempo pasado fue mejor, porque recordamos nuestro pasado, nuestra niñez, adolescencia, o algún periodo de nuestra vida y vemos que parece mejor que el que vivimos ahora. Parece que siempre el pasado es mejor que lo que nos toca vivir, pero esto no es cierto. En realidad juzgas que esos tiempos pasados son buenos, porque no son los tuyos (San Agustín). Porque no son los que tienes que vivir ahora, y los que te producen sufrimiento ahora, si es ese el caso. Pero entremos en detalles.

Muchos psicólogos afirman que los buenos recuerdos duran más tiempo en nuestra memoria, por lo que a excepción de los traumas, si miras al pasado verás muchas más cosas buenas que malas. No es que en el pasado todo haya sido bueno, es que solo te acuerdas de lo bueno. Y cuanto más retrocedes en el tiempo de tus recuerdos, mayor es este efecto. Por eso tienes esa sensación de que el pasado es mejor que el presente. Pero la realidad es diferente: hay momentos malos y buenos, y normalmente no vienen solos. Siempre es así. Y claro está, cuando más creces mayores son los problemas a los que te enfrentas, pero mayores son también las alegrías que recibes.

Dice la Escritura: no digas: ¿Cómo es posible que el pasado sea mejor que el presente? Pues no es de sabios preguntar sobre ello (Eclesiastés 7, 10). No es de sabios preguntarlo porque el presente es lo único que tienes para vivir. El pasado ha pasado, y no se puede cambiar. Lo único que puedes hacer es aprender de él, empaparte de la corrección para evitar repetir tus errores. Pero al final, lo único que vivimos es el presente, y por eso Dios te invita seriamente… ¡Vive el Hoy!

Y no debes olvidar que tiempos malos en la historia han habido muchos, pero… ¿Acaso el tiempo de la primera guerra mundial fue mejor que este? ¿Acaso el tiempo de la edad media con sus grandes epidemias que diezmaban la población era mejor que este? ¿Acaso el tiempo de tus abuelos que vivían en una dictadura fue mejor que este? ¡No! Así es que tenemos más motivos para alegrarnos de vivir en este tiempo que para quejarnos de él (San Agustín). Y estoy seguro que volverán tiempos realmente malos, porque el hombre olvida fácilmente estas tragedias. Pero el hoy, aunque no sea perfecto, no es ese tiempo. Por eso aprovecha hoy para volver a Dios y fortalecer tu fe, para que cuando lleguen los tiempos difíciles puedas vivir con la paz que da el saber que… ¡Dios te ama!

Invitación
¿Quieres saber más? Date una vuelta por nuestro curso y descubrirás cosas realmente interesantes. Por cierto, comentarte que este artículo puede llegar a muchas más personas si lo compartes con tus amigos y familiares a través de Facebook, Twitter, Google+, Whatsapp, de tu página web o blog, o de cualquier otra forma. No lo dudes... ¡Difunde el amor de Dios para que otros se alegren contigo!

« Anterior