2.2 ¿Por qué se pier­de la Fe?

Curso Católico » Reflexiones » ¿Por qué se pier­de la Fe?

Quiero, pues, que los hom­bres oren en todo lu­gar ele­van­do ha­cia el cie­lo unas ma­nos pia­do­sas, sin ira ni dis­cu­sio­nes.
- 1 Timoteo 2, 8

¿Por qué se pier­de la Fe? En el ar­tícu­lo de in­ves­ti­ga­ción «Religious af­fi­lia­tion, edu­ca­tion and Internet use» (Downey)[38] po­de­mos ver un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co de la afi­lia­ción re­li­gio­sa que em­plea los da­tos de la “General Social Survey” en Estados Unidos. Un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co muy in­tere­san­te que de­be­mos apro­ve­char los ca­tó­li­cos para apren­der más so­bre no­so­tros y nues­tra so­cie­dad en cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la Fe, pues di­cho­so el hom­bre que se de­di­ca a la sa­bi­du­ría, y ra­zo­na con su in­te­li­gen­cia (Eclesiástico 14, 20). Y de este aná­li­sis po­de­mos ob­te­ner pis­tas muy im­por­tan­tes para nues­tra vida.

Según esta in­ves­ti­ga­ción, des­de el año 1990 al 2010 ha au­men­ta­do un 10% la po­bla­ción de Estados Unidos que se ha de­cla­ra­do no re­li­gio­sa (que en to­tal es un 18%). Ésta dis­mi­nu­ción de la afi­lia­ción re­li­gio­sa se ex­pli­ca con los si­guien­tes fac­to­res: ha­ber na­ci­do des­pués de 1970 (5%), es­tu­diar en la uni­ver­si­dad (un 0.5%), uti­li­zar in­ter­net más de dos ho­ras se­ma­na­les (2%) y no ha­ber re­ci­bi­do edu­ca­ción re­li­gio­sa (2.5%). Esto nos in­di­ca que exis­te un mo­vi­mien­to ge­ne­ra­cio­nal ma­si­vo de aban­dono de la re­li­gión, y que todo aque­llo que con­tri­bu­ye a ex­po­ner este mo­vi­mien­to a los jó­ve­nes lo au­men­ta. Por ejem­plo, in­ter­net como me­dio de co­mu­ni­ca­ción sin res­tric­cio­nes, la uni­ver­si­dad como pri­mer lu­gar de in­de­pen­den­cia de la fa­mi­lia, y la fal­ta de edu­ca­ción re­li­gio­sa se­ria que mina las de­fen­sas con­tra este mo­vi­mien­to. Sin em­bar­go, la pre­gun­ta fun­da­men­tal del por qué de este mo­vi­mien­to que­da por res­pon­der… Y para ha­cer­lo con­vie­ne pre­gun­tar­se: ¿Cómo vi­vi­mos nues­tra Fe y qué tes­ti­mo­nio da­mos para que pase esto?

Es im­por­tan­te sa­ber tam­bién que hay dos fac­to­res que au­men­tan la po­si­bi­li­dad de ser re­li­gio­so en la edad adul­ta. El pri­me­ro de ellos es el re­ci­bir una edu­ca­ción re­li­gio­sa de los pa­dres, con­fir­mán­do­se la im­por­tan­cia de la trans­mi­sión de la fe en la fa­mi­lia, lu­gar ejem­plar para dar tes­ti­mo­nio de la fe, por su ca­pa­ci­dad pro­fé­ti­ca de vi­vir los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la ex­pe­rien­cia cris­tia­na: dig­ni­dad y com­ple­men­ta­rie­dad del hom­bre y la mu­jer, crea­dos a ima­gen de Dios, aper­tu­ra a la vida, par­ti­ci­pa­ción y co­mu­nión, de­di­ca­ción a los más dé­bi­les, aten­ción edu­ca­do­ra, con­fian­za en Dios como fuen­te del amor que rea­li­za la unión (Instrumentum Laboris)[62].

Por otro lado, el se­gun­do fac­tor es si los in­gre­sos eco­nó­mi­cos de la fa­mi­lia son su­fi­cien­tes para vi­vir dig­na­men­te. Aquí ve­mos la im­por­tan­cia de ejer­cer la ver­da­de­ra li­mos­na cris­tia­na con los más ne­ce­si­ta­dos, pues hoy y siem­pre se cum­plen las pa­la­bras de las Escrituras que di­cen: Aleja de mí fal­se­dad y men­ti­ra; no me des po­bre­za ni ri­que­za, asíg­na­me mi ra­ción de pan; pues, si es­toy sa­cia­do, po­dría re­ne­gar de ti y de­cir: «¿Quién es Yahvé?», y si es­toy ne­ce­si­ta­do, po­dría ro­bar y ofen­der el nom­bre de mi Dios (Proverbios 30, 8-9). Y si po­de­mos, como so­cie­dad, ga­ran­ti­zar un tra­ba­jo digno y una for­ma de vida eco­nó­mi­ca­men­te es­ta­ble para to­dos, pues mu­cho me­jor; pues pa­re­ce ser que al­guien que se tie­ne que preo­cu­par de cómo vi­vir, no se preo­cu­pa por Dios aun­que… ¡Dios le ame y pro­vea a sus ne­ce­si­da­des! Sin em­bar­go, y para ter­mi­nar, men­cio­nar que al fi­nal, y pese a todo esto, la de­ci­sión de creer o no creer que­da en tus ma­nos y en tu li­ber­tad. Así pues… ¡Declárate por Dios, que te ama!